El funcionario asegura que el Gobierno generó las condiciones para que los desarrolladores lancen nueva oferta; “que metan el gol”, reclama

Iván Kerr, Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación y Presidente de Procrear

Desde hace un año y medio, Ivan Kerr es el hombre de confianza del presidente Mauricio Macri para combatir un déficit habitacional de 3,5 millones de unidades. Con el tiempo justo, accedió a un mano a mano con la nacion en el que respondió sobre todos los temas.

- ¿Qué temas ocupan la agenda?

- Trabajamos en la evolución de un Estado netamente “constructor” a uno “facilitador”. Es decir que no sea el que genere las soluciones habitacionales sino que co-invierta con el sector privado. Con $ 25.000 millones en el presupuesto y considerando una inversión de $ 1 millón por casa, solo podríamos construir 25.000 viviendas, un número que no tiene impacto en un déficit habitacional. Hay 12 millones de argentinos que tienen problemas con su vivienda. Faltan 1,3 millones de casas y otras 2,7 millones tienen que ser refaccionadas o no cuentan con la infraestructura básica. Por eso, entre otras iniciativas, implementamos junto al Banco Nación, el lanzamiento de dos líneas intermedias para los desarrolladores con tasas del 17 por ciento anual. Una de ellas financia el 100 por ciento y la otra el 70 -en este último caso, el Estado subsidia el 30 por ciento- de los emprendimientos. En ambos casos, los empresarios tienen dos años de gracia que es el período promedio que dura la construcción de un proyecto para comenzar a devolver el dinero. Luego con las unidades subdivididas, los compradores finales con el boleto o el fideicomiso acceden al crédito. Tenemos 120 proyectos nuevos para financiar. De esta forma resolvimos lo que era un reclamo del sector que sostenía que no les rendía la TIR porque tenían que esperar dos años desde que terminaban un proyecto para colocar las últimas unidades.

- ¿Cuándo arrancará la oferta nueva?

- Los desarrolladores fueron castigados, hoy son atendidos. Nos piden que generemos condiciones de crédito y que les aseguremos la demanda pero esa no es nuestra función. Sólo podemos acercarla. Hace un par de días hablábamos con el ministro Frigerio que lo que estamos haciendo es ponerle la pelota delante del arco, el gol lo tienen que meter ellos. Por otra parte , en la Capital Federal, en la Provincia de Buenos Aires y en Córdoba eliminamos el impuesto de ingresos brutos al crédito para la vivienda que impacta en un 15 por ciento en el valor de la cuota, y estamos próximo a hacerlo en Mendoza y en Salta. Ahora tienen que animarse a lanzar los proyectos.

- ¿Hasta qué monto puede prestarles el Banco Nación a los desarrolladores?

- El Central por normas de Basilea establece que no se puede prestar más de tres veces del patrimonio de la empresa, pero estamos trabajando en flexibilizarlo. También trabajamos con las entidades para que bajen un punto las tasas de los créditos en los lugares en donde se los eximió de ingresos brutos. El modelo de negocio centrado en la demanda de inversores se agotó. Hay una demanda del sector medio que puede acceder al crédito. Los desarrolladores tienen que reorientar la oferta. Se diversifican o mueren. En lo que va del año tenemos a 90.000 seleccionados del Procrear que están tramitando su crédito en uno de los 15 bancos que ofrece el producto y que tendrán un millón de pesos para comprar su primera vivienda. Además el martes que viene reabrimos la línea de crédito para la construcción para quienes tienen terreno propio. Se otorgan hasta $ 1,1 millones con un subsidio de hasta $ 400.000. Los plazos son entre 20 y 30 años con una tasa promedio de 5 por ciento, En estos casos, los bancos están bien aforados porque el terreno que equivale al 30 por ciento del proyecto es garantía, y el subsidio del Estado no reembolsable se entrega en el arranque.

- ¿Se puede dejar de hablar del valor de las las unidades en dólares?

- Si por supuesto. En Chile se implementó la UF hace 30 años y hoy ese país tiene un déficit habitacional del 8 por ciento de la población mientras que en la Argentina es el 25 por ciento. Además el crédito hipotecario equivale a 20 puntos del producto bruto mientras que en el país representa solo el uno por ciento. La clave será generar confianza en la UVA.

- ¿Hay riesgo de una burbuja ante un escenario de mayor demanda y poca oferta?

- Puede pasar pero lo venimos monitoreando. Además el Procrear aportará oferta con proyectos que articulan lo público con lo privado. Es decir tomamos la tierra y la canjeamos por metros cuadrados con el desarrollador.

-¿ Por qué se construirán casas chinas?

- No son chinas, ni prefabricadas. El Procrear construye 25,000 viviendas que se fondean con presupuesto del Estado. Queremos mantener esa oferta pero no podemos hacerlo porque afecta al déficit fiscal. Por eso, acudimos al financiamiento internacional. Pero además de las empresas chinas, están interesados fondos holandeses, y alemanes . Lo que sucede es que los chinos tienen una mayor capacidad de financiamiento. Será oferta genuina que además no generará deuda porque se financiará con los créditos. Vamos a lograr construir más de 14.000 viviendas para la clase media, en tres años. El monto de inversión es de US$ 1176 millones. El Estado Nacional aportará las tierras y se convocará a empresas extranjeras para llevar adelante las obras. Estas viviendas se otorgarán a través de la línea de compra del Procrear y se construirán en un plazo de 6 a 18 meses, mucho más veloz que la construcción tradicional, que demora entre 30 y 36 meses.

Por Carla Quiroga, Sábado 1 de julio de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Etiquetas:  

Hogares ensamblados, parejas que conviven los fines de semana y divorciados con hijos part time: surgen nuevas formas de vincularse y las tipologías de los departamentos se adaptan a la vida moderna.

LA CASA DE CHACARITA. Cada espacio tiene su propio estilo, materialidad y función. Foto: Victoria Gesualdi / AFV

Las nuevas maneras de convivir plantean desafíos a la arquitectura. Flexibilidad y diseños creativos son algunas de las claves para responder a una sociedad que cambia sus modos de vincularse. Los nuevas familias y los vínculos abren paso a nuevas arquitecturas. Familias ensambladas, parejas de convivencia part-time y hombres y mujeres que transforman sus departamentos de solteros en nido familiar según el día de la semana son algunas de las opciones. Mariela Mocilusky, directora de la consultora Trendsity -dedicada a investigaciones de mercado y especializada en nuevas tendencias- señala que hoy existe un mayor cuestionamiento a los estereotipos y a ciertas instituciones, incluyendo el modelo tradicional de familia. Al mismo tiempo, afirma, se manifiesta una mayor necesidad de definir y afirmar la propia identidad, de diferenciarse y construirse constantemente.

“El “deber ser de la familia tipo” -madre y padre unidos hasta que la muerte los separe, dos hijos reunidos alrededor de la mesa frente al plato de comida hecho necesariamente por mamá- no siempre condice con una sociedad más acelerada, demandante y fragmentada. Se pasó de la familia tipo a la convivencia del modelo tradicional con diversos tipos de familia. Asistimos a nuevos formatos: familias monoparentales, chicos con dos “casas” – la de mamá y la de papá en el caso de las parejas divorciadas o separadas- , hogares compartidos entre varias personas jóvenes, personas de altos ingresos con una pareja que decide por estilo de vida no tener hijos – los “DINKS”, sigla del inglés Dual Income No Kids, es decir: doble ingreso, sin hijos- o parejas que deciden no vivir juntos para preservar su privacidad y autonomía – los LATS sigla derivada del inglés Living Apart Together- entre otros.

El panorama es muy variado, y la disciplina arquitectónica responde poniendo en juego la creatividad con propuestas aggiornadas para todos. Cada casa es un mundo que puede reformularse tantas veces como sea necesario. Muchos padres separados pasan la mitad de su semana en un departamento de soltero, mientras que la mitad restante, ese mismo espacio se adapta a la dinámica familiar que proponen los hijos. El arquitecto Max Zolkwer, a cargo del estudio Pop Arq, cuenta su experiencia en un departamento de dos ambientes en el que a través del diseño de muebles flexibles se pudo resolver un hogar adaptado a esta convivencia. Entre las estrellas del mobiliario, destaca un enorme sillón de seis metros de largo que se convierte en tres camas individuales cuando llegan los chicos. Además, se pensó en una división sencilla, a través de cortinados, para que cada uno de los chicos encuentre fácilmente un espacio propio. En medio de los cambios que implica una separación, resolver la cuestión espacial de manera práctica y sencilla es un punto a favor.

“Pensar en viviendas fijas y cerradas ya no tiene mucho sentido, porque la vida cambia todo el tiempo y uno de los principales desafíos del trabajo arquitectónico consiste en adaptar los espacios para nuevos usos”, afirma Zolkwer. Subraya la importancia de pensar las dimensiones en metros cúbicos en lugar de metros cuadrados. La volumetría puede ser crucial para encontrar nuevas ideas que permitan incorporar, por ejemplo, nuevos ambientes a partir de entrepisos, dice el arquitecto. Señala que en los últimos tiempos, el mercado parece haberse adaptado a las necesidades de inversión, con monambientes o departamentos de dos ambientes, cuyos precios son más accesibles, pero aún quedan segmentos por cubrir en lo que refiere a las distintas tipologías destinadas a usuarios finales. “Una vivienda puede responder a muchas situaciones durante el ciclo de una vida. La misma casa en la que vive una pareja puede ser luego el hogar que recibe a los hijos pequeños, acompaña el crecimiento y la necesidad de intimidad de los hijos adolescentes y finalmente, en la adultez, cuando los hijos se independizan vuelve a ser el nido en que la pareja convive sola. Estas son sólo algunas de las curvas posibles de la vida”, ilustra el arquitecto Daniel Silberfaden, titular del estudio que lleva su nombre y decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Palermo. Apasionado por la disciplina arquitectónica, señala que con el surgimiento de nuevos modelos de nucleamientos familiares – se calculan más de veinte- las posibilidades se multiplican, y la disciplina arquitectónica se encuentra en una etapa de reflexión y debate para incorporar nuevos conceptos.

Tres casas en una. Una familia reconvirtió su hogar en tres unidades una para el padre, otra para la madre y la tercera para los hijos. Foto: Victoria Gesualdi / AFV

Flexibilizar y desjerarquizar son las claves que propone este nuevo camino: “Ya no se piensa en un “dormitorio” o una “cocina”, porque el lugar en el que se descansa también puede ser estudio de trabajo, y el espacio donde se cocina, un lugar de reunión, de encuentro”, dice Silberfaden.

El proyecto “3 casas” del arquitecto Max Zolkwer ilustra cómo un emprendimiento puede ser atravesado por el tiempo y las historias familiares. Se trata de una típica casa chorizo en un lote angosto y profundo del barrio de Chacarita. El primer contacto de Zolkwer con la casa, cuenta el arquitecto, fue en 1998 cuando su padre con dos hijos pequeños y su mujer embarazada la encontraron convertida en productora de video casi en ruinas. En tres meses la transformó en una casa habitable. Hoy, otras modificaciones por medio, la casa se convirtió en tres casas: una para los chicos adolescentes con tres habitaciones privadas y un living, una casa para la mujer, con estudio y cocina profesional y un departamento para el padre de Max. Así, cada casa está vinculada con la otra a través de los patios, pero las casas del hombre y la mujer tienen entradas independientes y no comparten vistas. Cada espacio tiene su propio estilo, materialidad y función, de acuerdo al perfil de sus habitantes y a los presupuestos disponibles. Los patios llenos de colores hacen de transición entre una casa y otra. Entre las modificaciones que se hicieron, Zolkwer cuenta que se tomó a la estrategia de demoler para crear más espacio y evitar circulaciones. Nuevas necesidades plantean soluciones innovadoras y creativas.

Customizar y personalizar es una de las claves de la vida moderna, y Darío López, director del estudio de arquitectura y desarrollo inmobiliario Arquitectonika lo sabe muy bien. Recuerda su experiencia con PH Jaramillo, un edificio construido para una familia con unidades hechas “a medida” de cada uno de sus integrantes. “Ellos estaban buscando y no encontraban un edificio que se adaptara a lo que buscaba cada uno”, cuenta López. El resultado es un edificio diseñado a la medida de cada uno de sus habitantes, en el que los departamentos son amplios, y aunque todos los integrantes de la familia tienen la misma cantidad de metros cuadrados, no todos tienen la misma cantidad de ambientes ni igual disposición, ya que cada uno adaptó el espacio a su estilo de vida y usos. “Los modos de vivir cambian. Se abren las posibilidades a los usos colectivos y hoy tal vez puede ser una opción adquirir tres departamentos en un mismo edificio, en lugar de una casa grande para todos”, finaliza Silberfaden.

Por Gabriela Koolen, Sábado 24 de junio de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Etiquetas:  

Los desarrolladores analizan las características de la comunidad que lo habitará para definir qué servicios sumarán; la elección es clave para evitar que caigan en desuso y afecten el valor del proyecto.

En la cumbre de Puerto Madero. Madero Harbour tiene un helipuerto

Los departamentos elevados de Los Supersónicos -la serie animada futurística de los 60 que enamoró a padres e hijos- contaban con estacionamiento para autos voladores y cintas transportadoras para personas en todas las unidades. Los amenities actuales no son tan extravagantes como aquellas por las que se paseaban Robotina y Cometín, pero en un mercado de proyectos nuevos donde la competencia es aguerrida, y muchas veces en la misma zona, un espacio original puede hacer la diferencia.

“Las personas tenemos cada vez menos tiempo entre el traslado y el trabajo y, además, hay una mayor tendencia a vivir solos. El club ya casi no existe: para relacionarse con otros, la gente elige los lugares de encuentro que tiene cerca, y muchas veces se trata de los amenities. Cuando uno construye, debe pensar en la comunidad que se va a generar”, expresa Alejandro Ginevra, presidente de Gnvgroup.

La desarrolladora que lidera Ginevra está a cargo de Madero Harbour, un proyecto de 300.000 metros cuadrados emplazado en el barrio más joven de la ciudad de Buenos Aires, Puerto Madero, que cuando esté terminado, contará con cinco edificios de oficinas, tres de viviendas, un hotel y un shopping de 200 locales comerciales, aunque ya tiene varios módulos construidos. Los amenities acompañan la magnitud del emprendimiento: un helipuerto con servicios de traslados, buzones personalizados para recibir envíos de compras por comercio electrónico y cocheras con cargadores para autos eléctricos son solo algunas de las que integran la larga lista.

Más allá de lo distintivo, señala el desarrollador, lo interesante del emprendimiento será el hotel Viceroy -que ocupa un espacio dentro del proyecto- quien se encargará de administrar ese tipo de servicios . “Muchas veces sucede que, una vez construidos, la mayoría de los habitantes no frecuenta la sala de masajes o la peluquería, y luego quizás no desean colaborar a la hora de hacer una reparación. El hecho de que el hotel se encargue de aquellos espacios implica que se harán responsables del mantenimiento”, subraya. Añade que eso logra que estén siempre “al día” y en línea con los tiempos que corren, ya que opina que los amenities no son algo estático sino espacios o facilidades que van mutando con el tiempo y según las necesidades de las personas que habitan las construcciones. “Hoy, por ejemplo, hay cocheras para automóviles eléctricos, dentro de unas décadas quizás la movilidad cambie y debamos transformar aquellos espacios”, dice.

a

Hay que innovar

También en Puerto Madero, el Alvear Tower es otro proyecto que pateó el tablero. Tiene pisos de 500 m2 con pileta privada y servicios como la sala de correspondencia y spa de mascotas. Además, tendrá monoambientes de 30 m2 que los propietarios podrán destinar como hospedaje del servicio doméstico.

Por otro lado, la inmobiliaria Interwin comercializa algunos desarrollos a estrenar con particularidades. El emprendimiento Black, en Juncal y Sinclair, cuenta con sala de ensayo y cuartos de invitados, departamentos para visitas en el primer piso. En tanto, Vista BA, en Santa Fe y Coronel Díaz, tendrá jaula de golf, lavadero de autos y mirador. “La gente que busca unidades a estrenar ya da por sentado que en el desarrollo existe un salón de usos múltiples y algún espejo de agua, una pileta tanto de grandes dimensiones como alguna pequeña. En este momento, tener amenities diferenciales es lo que te hace competitivo”, detalla Gabriela Besuzzo, gerenta de Obras y Emprendimientos de la inmobiliaria. Si bien admite que no se trata de un factor definitivo a la hora de comprar. “Nunca me pasó que alguien no se decidiera a adquirir un departamento porque el edificio no tenía piscina semiolímpica, por ejemplo”, bromea Besuzzo. Aunque reconoce que este es un factor atractivo a la hora de elegir entre dos opciones de características similares en una misma zona. La ejecutiva prevé que las tendencias de sustentabilidad comenzarán a imponerse también en los amenities o servicios que ofrece cada proyecto. Uno de los desarrolladores con los que la inmobiliaria comenzó a trabajar en los últimos tiempos, el Grupo Uno en Uno, hace fuerte hincapié en esto. El complejo Casa HO, ubicado en el barrio de Coghlan, contará con huerta orgánica, rampa para bicicletas en todo el emprendimiento y además un tratamiento conceptual del espacio exterior. “Buscarán recrear distintos biomas para atraer a diferentes especies a los jardines, que tendrán distinta vegetación en cada caso”, resalta.

Por último, los deportes nunca dejan de ser un factor de atracción y, de acuerdo con la tendencia de la práctica de deportes extremos, el emprendimiento Puertos -de Eduardo Costantini, ubicado en Escobar- acaba de inaugurar un parque para practicar wakeboard y otras actividades naúticas, señala Richie Edelstein, director en Castex Propiedades, firma que comercializa el proyecto. Y menciona que existe una tendencia que sí está definiendo el proceso de compra en algunos casos: las lagunas artificiales de aguas transparentes, las cuales son construidas por una compañía chilena, Crystal Lagoons. En Uruguay, la única que existe en ese país está en el proyecto Green Park, tiene seis hectáreas y habría demandado una inversión de US$ 8,6 millones. Edelstein prevé mayor crecimiento de los amenities relacionadas con el agua y proyecta la llegada de maquinarias que simulen oleaje y de parques flotantes acuáticos, estructuras inflables que se instalan en el agua para realizar actividades recreativas para todas las edades.

Por Sofía Terrile, Sábado 17 de junio de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Etiquetas:  

Por quinto mes consecutivo las hipotecas crecieron 39,7% con respecto a mayo del año pasado, mientras que las compras con hipotecas 131% en relación al mismo periodo, de acuerdo con el informe del Colegio de Escribanos de Buenos Aires.


De tal manera, la cantidad total de las escrituras de compraventa de inmuebles registró en mayo de 2017 un crecimiento de 39,7% respecto del nivel de un año antes, al sumar 5.098 registros, mientras que el monto total de las transacciones realizadas se elevó 94,8%, a $11.369 millones.

En comparación con abril de 2017 los actos aumentaron 26,3% en cantidad y 27% en pesos, al equivalente a US$ 723 millones de acuerdo con el tipo de cambio promedio del mes que informa el Banco Central. El promedio de los actos fue de $2.230.074, con un alza de 57,9% en un año, un 25,3% más alto que doce meses atrás.

En relación con las escrituras, las formalizadas con hipoteca bancaria totalizaron 1.126 casos: 131% más que las registradas un año antes, y 40% en comparación con el mes anterior

En los primeros cinco meses de 2017 se efectivizaron 20.086 actos escriturales de compraventa de inmuebles, con un alza de 45,5% en comparación con similar período del año anterior. El monto de las transacciones se elevó 135,1%, a $45.162 millones, equivalente a USD 2.893 millones.

En los primeros cinco meses de 2017 los actos consumados con garantía real ascendieron a 4.299, 137,9% más y en valor 241%.

Miércoles 12 de julio de 2017
Publicado en Indicadores y Finanzas de www.areas-digital.com.ar

Etiquetas:  

Las variables que determinan el precio de un inmueble; además de las características y el estado de la unidad es importante analizar el entorno y los servicios del barrio.

Las grandes terrazas o balcones revalorizan los proyectos. Foto: Shutterstock

El movimiento que comenzó a tomar el mercado inmobiliario, apalancado por la reaparición de los créditos hipotecarios, hizo que el negocio tomara impulso. En línea con ello, la demanda de inmuebles se activó y también se puso más exigente. Los nuevos compradores o inquilinos están muy informados y ya no se quedan en lo cómodo, bonito o barato que puede resultar una propiedad, y se fijan en todos aquellos aspectos que hacen al precio que deben pagar. Sucede que el “valor” de un inmueble está conformado por múltiples y diversos factores. Estas variables no sólo se relacionan con la propiedad en sí, su estructura y tipología, sino también con el entorno en que se emplaza y los beneficios extra que pueda ofrecer. La búsqueda de la casa ideal está llena de expectativas; ansiedad, por encontrar todos los requisitos que busca su futuro dueño; y dudas sobre la conveniencia de invertir en un u otro tipo de inmueble. Por ello, conocer cómo se compone el valor de una propiedad es clave para saber si la persona va a pagar el precio justo por la misma. El ideal de todo futuro propietario es llegar a la vivienda, llave en mano e instalarse. Por caso los aspectos más comunes que se observan son los detalles de terminación, el equipamiento de las unidades, los pisos, el aire acondicionado, la cocina y los interiores del placard, entre otros. Pero estas características “estéticas” que redundan en la tasación de un inmueble, no son las únicas que conforman el precio. Más allá de las necesidades de cada cliente, la valorización de una propiedad se rige por algunos aspectos fundamentales.

Ubicación: al tasar un inmueble esta es la variable que lo cambia todo. El precio del metro cuadrado, varía de barrio en barrio, movido por la demanda de la zona, su desarrollo comercial, vías de acceso, medios de transporte y hasta si se pone “de moda” una zona, tal como ocurrió tiempo atrás con Palermo. “Siempre lo que más se busca es tener rápidas vías de acceso y comunicación en función de la cotidianeidad de cada cliente”, explica Daniel Cohen Imach, titular de Step Developments y de Cohen Imach Soluciones Inmobiliarias. “Existe una alta demanda de aquellos inmuebles que tienen cerca la boca del subte, el metrobus o el tren”, agrega. Tanto es así que la desarrolladora se encuentra emprendiendo Step Lafuente, a 200 metros del Ferrocarril Sarmiento, cuyo soterramiento finalmente está en marcha. Los ejecutivos calculan sin evaluar ninguna otra variable, que dicha obra de infraestructura generará subas de entre un 25 y un 40 por ciento en los precios de las propiedades cercanas. También aportan a la construcción del precio, las zonas con espacios verdes y centros comerciales cercanos. “Los medios de transporte son clave, pero también las vistas, y sobre todo en un segmento ABC1″, dice Ariel Wasserman, director de BW Group. “El entorno comercial es importante, porque la necesidad de contar con comercios que resuelvan las necesidades de todos los días es fundamental. Ir caminando al supermercado, al colegio u otros servicios de uso cotidiano ayuda en la logística de los clientes, y incide en la decisión de compra”. Según indica el sitio Properati, entre abril de 2016 y de 2017 se registró una suba en torno al 14 por ciento en el valor del m2, siendo de US$ 2448 el precio promedio para la venta. Así Puerto Madero aparece con el valor más alto, US$ 6077 m2 y Villa Lugano el más barato con US$ 1192.

Superficie: en lo que refiere al área total de un inmueble, es importante diferenciar entre superficie cubierta y descubierta para determinar si hay algún espacio para explotar adicionalmente. A ello se suma la antigüedad y la solidez de la edificación, sus terminaciones y los materiales utilizados.

Estado del edificio: la calidad de la construcción donde se emplaza una propiedad, ya sea un departamento o un ph es esencial para determinar su valor, porque este punto determinará las condiciones generales en las que se encuentra. “Los tipos de materiales y estándares de construcción determinarán la vida y buena conservación del inmueble”, resalta Alejandro Mazzei, director de Mazzei Propiedades. “Lógicamente, y por natural amortización del bien, las casas más antiguas pueden suponer un valor inferior a las construcciones más actuales”. En linea con esto, Alejandra Covello, directora de la inmobiliaria homónima agrega que hoy la demanda ABC1 paga hasta el doble de lo que cuesta un piso en un edificio de categoría sin servicios por una unidad en una torre top con amenities. “De acuerdo al nivel de terminaciones, muchas veces el cliente infiere cuál es la calidad de la construcción. Y aunque a veces no es así, muy por lo general es un buen parámetro”, agrega Cohen Imach.

Efecto metrobus. El acceso a los medios de transporte mejoran la valuación. Foto: LA NACION / Fabián Marelli

Luego vendrá un aspecto tal como el diseño del mismo, que si bien puede parecer que sólo se trata de un detalle estético, elevan sin dudas el precio, ya que también habla de la antigüedad de una edificación. Otros detalles que suman es el estado de los espacios comunes más tradicionales, como el hall de acceso, palieres, terrazas, el ingreso a las cocheras y hasta el tipo de calefacción que ofrece.

Por otro lado, los servicios adicionales van ganando cada vez más peso. “El público busca los amenities para solucionar situaciones de su vida diaria y que les brinden un mayor confort y bienestar a ellos y a su familia”, dice Hernán Siwacki, socio gerente de Capital Brokers Propiedades. Hoy tienen un impacto importante en la concreción de una operación amenities como jardines, juegos para chicos, SUM, parrillas, piscina y gym. Además la gente está empezando a entender que los servicios no significan necesariamente expensas altas. El equilibrio entre amenities y unidades es fundamental para crear un proyecto balanceado cuyas expensas muchas veces son menores a un edificio de 50 años sin ningún servicio

Característica de la unidad: desde algo tan básico como la cantidad de ambientes, su distribución, luminosidad y vistas; hasta espacios de esparcimiento, conectividad, y equipamiento de alta tecnología, todo suma para conquistar al futuro comprador y porque no para llevar el precio del inmueble hacia arriba.

“Hoy los balcones amplios o terrazas privadas son muy buscados, si tienen vistas mejor aún. Espacios para playroom o zona de trabajo dentro de la misma casa suman valor”, resalta Siwacki. “En el caso de los departamentos dos ambientes, es muy valorado que tengan baño y toilette, ya que permite una independencia de la suite y una comodidad para las visitas”, agrega. Otros aspectos valorables son los balcones aunque sea pequeños porque dan la sensación de expansión. El lavadero también es un plus muy valorado. “Pasa lo mismo en cuanto al vestidor, los pisos, la calefacción individual y el aire acondicionado ya instalado, que conforman esos detalles que revalorizan cualquier unidad”, explica Ariel Wasserman, director de BW Group.

Por su parte, desde Grupo Monarca, Alejandro Sbrancia, gerente comercial de la desarrolladora, indica que según las encuestas de producto realizadas por ellos, la percepción de valor se muestra principalmente en las terminaciones y equipamiento de las cocinas, la suite principal y los espacios semi cubiertos. “Entre los detalles más valorados encontramos las parrillas, es algo que quien vive en un departamento valora mucho”, subraya.

Seguridad: desde hace unos años, la seguridad que puede ofrecer una vivienda se convirtió en un extra sobre el valor de la misma. Hoy en día la propiedad se revaloriza desde aspectos directos e indirectos. No sólo se trata con contar con personal de seguridad, sino también de si la zona en la que se emplaza la propiedad es transitada, iluminada y con vigilancia en las calles.

Estilo de vida: hoy en día los inmuebles dejaron de ser meros “ladrillos” para ofrecer todo un estilo de vida en sí. En materia de tendencias los elementos de sustentabilidad y eficiencia energética contribuyen a una nueva forma de vivir, cada vez más requerida. Tal es el caso de los millennials, una generación que comienza a incorporarse al mercado inmobiliario y pide este tipo de giro de timón. “Con un estilo de vida diferente al de sus padres, modos y hábitos que cuestionan el statu quo, esta generación está rompiendo paradigmas y cambiando nuestras nociones sobre la industria. Ellos son los que creen que el living de una casa puede estar también fuera de ella, al aire libre y como punto de encuentro de la vida familiar y social”, reflexiona Gonzalo Noguer, director de Nuevo Urbanismo, desarrolladora y placemaker de Distrito Tigre Sur.

Variadas y diversas son los particularidades que determinan el valor de una propiedad. Por eso no sólo basa con comparar precios entre inmuebles cercanos, por cada uno de ellos tiene características propias.

A la vez, es fundamental que los desarrollos hoy se ajusten a las necesidades de los clientes, logrando diferenciación, integración al medio y calidad de vida.

Por Lorena Guarino, Sábado 17 de junio de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: