Preferidas por un público que privilegia el espacio y que no quiere depender de las reglas consorciales, en algunos barrios le ganan la pulseada a los departamentos en el segmento de US$ 120.000 a 300.000

¿Casa mediana o departamento chico? Pese a que la mayoría de los habitantes porteños eligen vivir en departamentos, hay un público que opta por las casas en algunos barrios de la ciudad. Y las ventajas parecen ser claras: hoy existen casas en oferta a valores equiparables a departamentos de dos y tres ambientes, lo que las transforma en una opción que merece ser tenida en cuenta.

“Comparado con los de los departamentos, las casas muestran valores muy atractivos. Sucede que debemos entender que la explosión de la construcción provocó que las zonas requeridas por los compradores se redujeran notablemente, y el mejor ejemplo de esto se puede observar en el casco residencial de Villa Urquiza donde abundaban chalets y casas de estilo, y ahora se ven edificios de 8 a 12 pisos”, dice Carlos Puente, titular de Puente Propiedades, especializada en Villa Urquiza.

Explica que a la hora de decidir la adquisición de una casa, los compradores reparan fundamentalmente en la zonificación, ya que no desean de ninguna manera que les construyan un edificio de altura al lado. “En zonas de casas como Villa Urquiza y Villa Pueyrredón, y obviamente en sectores donde la zonificación no permita edificar en altura, hoy encontramos buenas casas, siempre dentro de un modelo básico con tres dormitorios, parque y garaje, entre 200 y 250.000 dólares”, dice Puente.

En favor de los departamentos juega el mayor nivel de seguridad y el estado de mantenimiento y gastos en mejoras o refacción (especialmente si se trata de unidades a estrenar). Agustín Walger, de Lépore Propiedades, comenta: “La diferenciación de valores en los departamentos repercutió en las casas, ya que no hay un parámetro en dólares/m2 al tasarlas. El valor se fija según la ubicación, el estado general, los materiales de construcción, la distribución, etcétera. Debido al fuerte momento que está pasando el mercado de los edificios a estrenar, se han revalorizado ubicaciones donde no está permitido construir en altura. Por eso, por ejemplo en la zona cercana a Caballito le apuntan al Barrio Inglés (delimitado por Valle, Centenera, Pedro Goyena y Emilio Mitre), o a los llamados barrios municipales (entre Centenera y el parque Chacabuco), donde no se pueden levantar edificios”.

Precios

Así, el valor de una casa de tres dormitorios y dependencia de servicio en los barrios municipales, que se caracterizan por construcciones sobre lotes de 8,66 x 8,66 y 8,66 x 12, oscila entre los 170 y 210.000 dólares según su estado (en el Barrio Inglés los precios son superiores). “Estas encuentran un equilibrio con unidades de tres ambientes a estrenar de 90 m2 en un edificio con amenities. Por otro lado, las continuas noticias de aumento de expensas ayudan a decidirse por una casa, un PH o departamentos tipo casa”, agrega.

La firma comercializa más de 20 emprendimientos a estrenar de complejos en dúplex o tipo casa en Caballito, Parque Chacabuco, Flores, Floresta, Almagro, Boedo y Villa Crespo. Por lo general se trata de unidades de 2, 3 y 4 ambientes, con patio o terraza. Los complejos cuentan con espacios mínimos comunes y se caracterizan por tener expensas muy bajas.

Mariano Oppel, titular de Oppel Propiedades, opina que son muchas las razones por las que sigue siendo muy apetecible tener una casa: “La gente que elige vivir en una casa es porque lo hizo en su infancia o parte de ella; porque elige otro estilo de vida o no desea tener vecinos ni reglas consorciales. Eso sí, los problemas los resuelve y costea uno. Todo esto hace de estos productos algo muy demandado. Siempre hablando de un rango de precio que va desde los 150 a 250.000 dólares hay muy buenas opciones en zonas como Núñez y partes de Belgrano”.

 Siempre menor valor

El broker sostiene que en general existen casas antiguas en lotes muy chicos o PH, algunos pocos, reciclados con muy buen gusto, pero conservando la estructura original. “A pesar de eso, y en términos generales, el metro cuadrado cubierto de una casa siempre costó menos que el de un departamento. Lo mismo ocurre entre un piso y un departamento pequeño: siempre lo más grande es proporcionalmente más barato. En este momento, la casi inexistente oferta de PH o casas dentro de este rango de precios puede alterar este principio general. Digo pueden porque las casas son todas diferentes y especiales; nosotros decimos que es como un traje a medida”, define.

Las casas ofrecen mayores superficies cubiertas, posibilidad de ampliación (siempre que el FOT y la altura lo permitan), espacios descubiertos exclusivos (como terrazas, patios o pequeños jardines con parrillas) y ausencia de pagos mensuales en función de gastos comunes obligatorios (expensas), en relación con los PH.

“Tanto en Almagro como en Villa Crespo, en los sectores residenciales donde no se puede construir en altura y no son comerciales, si bien tiene actividad constante se considera un mercado reducido orientado hacia un público que busca la independencia que no encuentra en un PH con sus espacios verdes y descubiertos propios, cochera en su propia vivienda, espacios más amplios, hasta en algunos casos piscinas, quinchos, parrillas”, apunta Diego Migliorisi, director de la inmobiliaria Migliorisi.

Destaca que la escasez de oferta provoca que los amantes de las casas las adquieran tomando decisiones en plazos breves, ya que no quieren perder la oportunidad. Son compradores que eligen un estilo de vida que difiere considerablemente del que tienen quienes habitan en departamentos. “Si bien hay poca oferta de casas, la demanda de compradores hace que el mercado continúe en alza, siempre en zonas residenciales o en aquellos barriosdonde el valor del terreno supera al de la vivienda. También la comodidad geográfica inigualable de estos barrios incentiva la velocidad de venta”, destaca. Respecto del público, responde: “En su mayoría son familias de clase media, cuyas edades pueden variar entre los 40 y 60 años”.

En Flores, Carlos Céntola, gerente de Lex Propiedades, explica que las casas en la zona definen su valoración según el Código de Planeamiento. “Una casa donde no se puede construir en propiedad horizontal es una cosa, distinto es si le permite al adquirente poder construir un edificio; ahí la cotización es mayor. En general, las casas son un poco más económicas en comparación con los departamentos y van de los 150 a 300.000 dólares. Lo más buscado se da en Flores norte, entre Nazca, Gaona, Donato Alvarez y Avellaneda. El público es variado, de clase media y entre los 35 y 40 años, que cambiaron el departamento para vivir en casa ya que no pagan expensas”.

Juan Fernández Mugica , 24 de julio de 2010.
Publicado en La Nación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas:  

Comments are closed.