Versátil como pocas, la zona es cada vez más buscada por un público que la elige tanto para vivir como para trabajar. Su fácil accesibilidad y su entorno, las claves del éxito.

Un barrio con oferta diversa.

Creciente es el interés de muchos vecinos en instalarse en Colegiales. Tanto para los que quieren vivir en una casa o departamento como para aquellos que buscan un lugar propicio para trabajar o desarrollarse. El reciente estudio de la Universidad de La Plata, que ubicó a Colegiales como el barrio con mejor calidad de vida de la ciudad de Buenos Aires, no hizo más que confirmar lo que muchos suponían: se trata de una zona porteña donde el paisaje, el descanso y el trabajo conviven con la buena conexión con el resto de los barrios.

La historia de estos terrenos, que se prolongaban hasta lo que hoy conocemos como Chacarita y Villa Ortúzar, arranca con los jesuitas. Era la Chacarita de los padres de la Compañía de Jesús. Como los andares veraniegos por esos pagos eran protagonizados por los estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires, popularmente se la conocía como la Chacarita de los Colegiales.

Un pasado con historias de rezos y descanso que se une a una actualidad de disfrute y creatividad. No por nada grandes productoras de contenidos audiovisuales como Pol-ka e Ideas del Sur eligieron este barrio para desarrollarse y crecer.

En este contexto, ¿cuál es su realidad inmobiliaria?

“Colegiales hasta hace poco se identificaba como una zona tranquila de casas bajas y PH reciclados -dice Fabián Bergier, de Tizado-. Como Núñez en su momento se convirtió en la prolongación de Belgrano dando lugar a grandes torres, Colegiales tiene la ventaja de ser la prolongación del consolidado barrio de Belgrano y del creciente Palermo Hollywood. Hoy hay en sus calles tranquilas construcciones bajas, y en las avenidas, grandes torres como la que se está desarrollando en Federico Lacroze y Charlone, de 25 pisos, con amenities, o edificios entre medianeras de ocho pisos en Federico Lacroze al 3000″.

Varieda de tipologías en una zona en crecimiento.

El gerente de venta de obras de Empresse Propiedades, Norberto Boullosa, opina: “En Colegiales, el cliente es mayormente familiar, con un perfil localista. El movimiento en el mercado está con una tendencia alcista, aunque todavía no alcanzó los niveles de 2007 y 2008. Los valores de la tierra están altos. Entre 500 y 600 dólares por m2, y entre 1800 y 1900 dólares con la obra terminada”.

Para Juan Ignacio Mel, de Raúl Mel Propiedades: “El público que opta por Colegiales oscila entre los 20 y 40 años. Se trata de gente joven; parejas que recién se inician; familias con niños pequeños que prefieren un barrio que crece, pero que mantiene su alma, que está cerca de todo, con disponibilidad de medios de transporte públicos; y también lo usan como trampolín para mudarse a otras zonas dentro de pocos años. Actualmente, la zona de Colegiales presenta un desplazamiento de la gente a este barrio en reemplazo de Belgrano. Los motivos principales son los precios más accesibles. Además, es una zona relativamente céntrica y cuenta con gran cantidad de medios de transporte público, como el subte, el ferrocarril Mitre y más de 20 líneas de colectivos. También, al ser una zona residencial, las estructuras que se construyen son complejos pequeños, de no más de tres pisos”.

Boullosa agrega: “Hay zonas de Colegiales muy diversas entre sí. Las propiedades cercanas a la avenida Dorrego toman todo el derrame de Palermo Hollywood. Del otro lado, cuando Colegiales se roza con Belgrano R, la escena es totalmente diferente, como en las propiedades más cercanas a la avenida Cabildo”.

Los emprendimientos le dan la razón al estudio platense: Colegiales es un gran lugar para vivir y trabajar. Para llegar a la mencionada conclusión, la casa de altos estudios tomó una base de datos de 2006 con los valores de 5800 propiedades en diferentes barrios. Calcularon la distancia de cada casa con el centro de la ciudad, una escuela, un área verde, una avenida, una autopista, una estación de subte y una de tren, para finalmente observar cómo influían en el precio final.

Detalles

Colegiales se sitúa a 7,24 kilómetros del Centro. Por sus calles y avenidas se mueven unas 24 líneas de colectivos. Además, en promedio, según los cálculos estadísticos, los habitantes deben caminar 174 metros hasta una avenida, 118 hasta un espacio verde, 257 hasta una escuela, 560 hasta la estación de tren y 610 hasta las líneas de subte B o D.

A todo esto se suma la creación del Distrito Audiovisual, lanzado desde el gobierno porteño, que incluye Colegiales, junto a Chacarita, Villa Ortúzar, Paternal y un sector de Palermo. El proyecto contempla una zona libre de impuestos locales para toda la cadena de valor audiovisual con exención de IIBB por 15 años para empresas de capital nacional y diez años para empresas de capital extranjero. Se exceptúa además del pago del ABL, derechos de delineación y construcciones, impuestos de sellos por 15 años para empresas de capital nacional y diez años para empresas de capital extranjero.

El distrito audovisual un proyecto que incluye este sector.

Adrián Suar y Marcelo Tinelli fueron los pioneros en el rubro cuando eligieron Colegiales para instalar sus productoras. El proyecto del Ejecutivo porteño se enmarca en un plan de trabajo a diez años.

Los representantes de inmobiliarias coinciden en que hubo un leve cambio en el público con la llegada de los emprendimientos audiovisuales.

Bergier reconoce: “Es un barrio con mucho crecimiento a raíz de las productoras televisivas y los nuevos exponentes de la moda. Está a sólo unos minutos del intenso ritmo de Palermo y Belgrano, y con fáciles y rápidos accesos a distintos puntos de la Capital”.

Hay una clara intención del gobierno porteño de que la zona tenga identidad propia y una propuesta cultural y gastronómica.

Es difícil homogeneizar un área que es pura diversidad con PH, casonas, emprendimientos de torres, casas, departamentos y productoras comerciales. Pocos barrios ofrecen todo eso, y se suman avenidas tradicionales como Alvarez Thomas, Federico Lacroze, Córdoba y Cramer. No hay que olvidar los espacios de recreación como la plaza Mafalda y el polideportivo barrial.

Juan Pablo Martinelli, 4 de septiembre de 2010.
Publicado por La Nación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas:  

Comments are closed.