En una zona clave, el Parque Industrial 9 de Abril apuesta al crecimiento; hasta ahora son 14 hectáreas

Inaugurado hace poco más de un año, el Parque Industrial 9 de Abril es el típico caso de un proyecto predestinado al éxito. El complejo en Camino de Cintura y El Partenón, en el barrio 9 de Abril, partido de Esteban Echeverría, se desarrolla en un terreno de 14 hectáreas completamente consolidadas y es fruto del esfuerzo de un grupo de empresarios que apostó al lugar al ver su potencial de crecimiento.

Uno de los puntos más fuertes en los que se basó esa lectura es una ubicación que puede considerarse como estratégica: no sólo está muy cerca del centro porteño (25 kilómetros), sino que se ubica en medio de lo que es el eje Aeropuerto de Ezeiza-Puerto de Buenos Aires, sobre el Camino de Cintura y apenas a tres kilómetros de la Autopista Riccheri que conecta ambos puntos de salida de productos del país. Además se encuentra muy próximo a varias vías rápidas, como las rutas 3 y 210, la autopista Ezeiza-Cañuelas y a otras que crean una conexión casi directa con La Plata.

No por nada, la zona había sido elegida tiempo antes por grandes compañías que necesitaban enormes espacios para manejar su logística y que instalaron en los alrededores sus centros de distribución nacional, como Correo Argentino, Coto, Disco, Carrefour o Román.

A estas empresas se sumaron casi una docena de origen nacional que están en pleno funcionamiento dentro del parque y que, de alguna manera, continúan y complementan ese polo. Y se estima que otras más se irán sumando en los próximos meses.

“Fue una apuesta fuerte y surgió desde el ámbito privado. Al principio fuimos dos o tres firmas que nos instalamos ahí, y se fue generando interés entre otros empresarios que comenzaron a sumarse. Afortunadamente encontramos muy buena recepción por parte de las autoridades municipales, que no dudaron en apoyar el proyecto y facilitarnos todo lo necesario para que nos radicáramos aquí”, comenta José Dolezel, de la firma Cobremetal, una de las primeras en instalarse ahí.

En el desarrollo del proyecto se calcula una inversión cercana a los 50 millones de pesos; el predio se encuentra casi todo vendido y apenas quedan algunas parcelas que se comercializan entre los 45 y 70 dólares el metro cuadrado. Ofrece todos los servicios necesarios para el funcionamiento de las empresas, como gas de alta presión, electricidad, agua potable de red, tendido cloacal y pavimento, entre otros. Además cuenta con entradas y salidas controladas, alambrado olímpico perimetral y vigilancia. Al respecto, quizás el punto más fuerte que ofrezca el parque es la seguridad que hay en la zona, ya que sus índices delictivos son relativamente bajos comparados con otros sectores industriales del conurbano.

“Nos está faltando un tendido de agua de uso industrial, pero la que tenemos en la actualidad es suficiente para el funcionamiento de cualquier empresa que no necesite grandes suministros de este elemento. Estimamos que en un futuro próximo contaremos con esa red”, comenta José Luis Garavaglia, director general de Promoción Industrial de la Comuna.

Otro tema considerado fundamental dentro del parque -y de todo el municipio en sí- es el cuidado del medio ambiente, por lo que las firmas radicadas ahí velan por el tratamiento de los residuos industriales y por minimizar el impacto ecológico que su actividad pueda tener.

La diversidad de rubros es otra de las características del parque y se encuentran firmas como Cobremetal (laminado de cobre), Ferreira (refrigeración industrial), NS (elaboración de galletitas), Siamatas (fabricación de alambres tejidos) o Litografía Hernández (productora de envases de hojalata y de litografías en ese material), entre otras. A éstas dentro de poco se unirán otras que están en pleno proceso de traslado hacia el predio, como Mar-Vic (fabricante de cables), actualmente funcionando en Lanús Oeste. “Decidimos mudarnos al parque no sólo por las facilidades que ofrece, sino porque competitivamente es mucho más conveniente para una empresa como la nuestra”, explica Oscar Campos, encargado de Comercio Exterior de Mar-Vic.

En poco tiempo, el Parque 9 de Abril mostró un crecimiento. “La proyección a futuro es muy buena. Si tenemos en cuenta que en los alrededores hay muchos terrenos disponibles y que existe gran cantidad de consultas que recibimos a diario de empresas que quieren venir al parque, las posibilidades de crecimiento y expansión son inmejorables”, concluye Dolezel.

  

Diego Cúneo,  2 de agosto de 2010
Publicado por La Nación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments are closed.