Locales
El anfitrión del Mundial también atrae a las marcas nacionales. Los valores de los espacios se encuentran en alza.

Los mundiales de fútbol generan un movimiento económico muy interesante que activa varios mercados. Y el de Sudáfrica 2010 no es la excepción: el hecho de ser el primer encuentro de estas características en ese continente negro, le costará al país anfitrión cerca de 2500 millones de euros, pero generará un impacto en su economía por 6100 millones. Sólo las inversiones en construcciones e infraestructura (se mejoraron las líneas de transportes, las autopistas y los aeropuertos) arrojarán un saldo favorable de 4600 millones de euros. El turismo aportará ingresos de 1500 millones, según los cálculos previos.

Algunos economistas sostienen que en Sudáfrica está todo por hacerse y a sólo cuatro días del inicio del certamen, las autoridades locales creen que habrá muy buena repercusión fuera de sus límites.

Por el camino de la expansión, también las marcas argentinas orientaron su barco para llegar a ese país. Recientemente, Casa López, especializada en marroquinería fina, indumentaria y accesorios de cuero, inauguró un local en The Firs, en Rosebank, centro comercial del hotel Hyatt, en Johannesburgo.

Al respecto, Ana Villar, gerente de marketing de Casa López, explica: “El negocio está en pleno centro neurálgico del sistema bancario y comercial de la ciudad. La apertura coincide con el Mundial, pero claramente no fue ésta la razón para inaugurar en Sudáfrica, ya que es un proyecto a largo plazo. Realizamos un relevamiento de mercado y nos interesó el target afín a nuestros productos, que apunta tanto al público local de alto poder adquisitivo como a turistas”.

Esta apuesta con pocos días de inauguración está en un espacio de 90 m2 más depósito, que demandó una inversión aproximada de 300.000 dólares. Se trata del desembarco de la marca en este continente, pero no en las afueras de la Argentina. Casa López tiene seis locales en Uruguay, más los cinco de nuestro país que incluyen el recién inaugurado en el Unicenter Shopping.

Acerca de la llegada a Sudáfrica, Villar detalla: “Antes de la apertura tuvimos un showroom con exhibición de artículos por seis meses, donde invitamos a líderes de opinión y el producto fue muy bien elogiado. La intención para los próximos dos años es seguir explorando Sudáfrica, y proyectamos la posibilidad de abrir otros tres locales en Ciudad del Cabo, Durban y Johannesburgo”.

En el local ofrecen indumentaria en cuero ovino, valijas, bolsos de viaje, carteras y accesorios.

Otra marca argentina que estuvo presente en Sudáfrica es Caro Cuore, dedicada a la ropa interior, con un local en el Bedford Centre, en la esquina de Smith and Van Derlinde, en Johannesburgo.

También la talabartería Rossi & Caruso (firma con amplia historia que data de 1868) hasta hace poco exportó productos para comercializarlos en algunos locales de Port Elizabeth. Al respecto, María Inés Caruso, de la compañía, comenta: “Comercializábamos hacia allí monturas y accesorios de cuero. Pero ahora acordamos para trabajar carteras en cueros exóticos. No creo que inauguremos un local propio en Sudáfrica, pero sí tenemos propuestas para llegar a otras partes del mundo en el futuro inmediato. Ya estamos presente en España, además de la Argentina”.

Datos prometedores
La consultora Cushman & Wakefield, que tiene presencia en muchos países, elaboró un informe de retail en Sudáfrica, que revela que las ventas sufrieron por la recesión internacional, aunque las menores tasas de interés ayudaron tanto a los retailers como a los consumidores. La disponibilidad de locales (ver precios promedio anuales en la infografía) se encuentra en ascenso, aunque el incremento del subarrendamiento ocultará este fenómeno, y se espera que el Mundial empuje el mercado en este año.

En Pretoria (donde la selección argentina de fútbol tiene establecida su área de trabajo) aún hay disponibilidad de espacios en el Menlyn Park, donde el valor anual del m2 es de 58 dólares. Mientras que en Sandton City (zona comercial de Johannesburgo) el precio anual es de 77 dólares al año, y en V&A Waterfront (área comercial de Ciudad del Cabo), el precio es de 76 dólares por m2 al año.

La mayoría de los países de Africa y Asia reportó mermas en los valores de alquiler. Bahrain, el Líbano y Sudáfrica se resistieron a esta tendencia, arrojando cada uno saludables subas del 50%, 26% y 7,5%, respectivamente.

Por José Luis Cieri
7 de junio de 2010. Publicado por LA NACION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Comments are closed.