Se buscan insumos lisos, depurados, modernos, simples y eficientes, como el aluminio, el vidrio y el hormigón; también más nobles y auténticos, como la madera o la piedra.

La personalidad de los propietarios se refleja en el estilo. TEJO EDICIONES/ ALEJANDRO PERAL

Mientras que la tendencia en el diseño se dirige, para el arquitecto Ignacio Gamboa del estudio homónimo, hacia el reduccionismo y la unificación de los espacios, los materiales lisos, depurados, modernos, simples y eficientes, como el aluminio, el vidrio y los porcelanatos son tendencias al hablar de la materialidad.

También pisan fuerte los materiales naturales en su estado más puro, como el hormigón, la madera o la piedra, y los trabajos en herrería. La arquitecta Alejandra Rillo, directora del estudio de arquitectura Remy-Rillo destaca entre las tendencias actuales el uso del hormigón visto. Para la especialista, este material se destaca no sólo por la rapidez en su terminación, sino también la ventaja que da a los arquitectos, al no tener restricciones en elpensamiento, ya que los espacios son infinitos y permite hacer ambientes más luminosos. La arquitecta plantea que suele elegir el hormigón en sus proyectos porque da la posibilidad de utilizar la iluminación cenital -cuando se ilumina un espacio naturalmente-, algo que suele estar presente en sus trabajos. Cuenta también que suele acompañarlo con madera vista en su color natural, para descontracturar la rigidez que da a la vista el hormigón.

Recuerda los desafíos que representó trabajar con este material en uno de sus trabajos más emblemáticos, en el country Los Cardales. Este club de campo tiene muchas restricciones en el ingreso al barrio debido al cuidado de sus calles internas, y no se permite que entren camiones de hormigón elaborado de ningún tipo. Emprendiendo un viaje en el tiempo, la arquitecta decidió hacer hormigón in situ, con varios trompitos y más de treinta personas llenando cimientos y losas a mano. “La ventaja fundamental en la utilización del hormigón elaborado en cuanto la estética es que se garantiza la uniformidad del color y textura, además del tiempo que se ahorra en obra teniendo el sistema de bombeo que provee la empresa”, confirma su elección. Por su parte, la arquitecta Jazmín Zang coincide en que el material hoy en día es el hormigón a la vista, con un encofrado de madera para que quede prolijo a la vista y que permiten generar grandes losas en voladizo. “También se usan las chimeneas ecológicas y las carpinterías de piso a techo con sistemas corredizos y vidrios tamaño jumbo para generar una continuidad visual entre interior y exterior o generando distintas situaciones de semi cubiertos”, relata.

Los espacios semicubiertos son una continuación del living. TEJO EDICIONES/ ALEJANDRO PERAL

Para Rillo, uno de los puntos fundamentales al iniciar una construcción en cualquier club de campo es asesorarse y elegir bien el lote y su orientación, así como tener en cuenta el suelo donde se va trabajar y hacer un estudio de suelo antes de proyectar el sistema estructural a utilizar. También es muy importante la nivelación del lote, afirma, ya que es un gasto que no suele tenerse en cuenta y es fundamental que el nivel del lote sea sobre el nivel de calle. El relleno es un costo adicional, que generalmente es muy elevado, advierte.

Al hablar de materiales, el arquitecto Ricardo Pereyra Iraola del estudio que lleva su mismo nombre, plantea que cuando el presupuesto es más alto, en general los clientes suelen preferir materiales nobles y auténticos como madera o piedra, en lugar de imitaciones. Entre sus trabajos más recientes, destaca uno en el que madera, piedra y vidrio son protagonistas. A la hora de vincular espacios exteriores con el interior, el vidrio es uno de los materiales que sirven para hacer la transición. Sin embargo, Pereyra Iraola plantea que es fundamental tener en cuenta la personalidad de los habitantes de la casa, ya que este material, utilizado en los frentes puede ser interesante para casas más extrovertidas, que se exhiben hacia el exterior, mientras que para los clientes más reservados de su intimidad, una buena opción puede ser el hormigón visto. “Los clientes se inclinan por materiales de poco mantenimiento, buscando practicidad y durabilidad, donde luego la variable es el presupuesto. En fachadas exteriores se está optando por el uso de hormigón visto y revestimientos de piedra rústicos, ya que tienen menos mantenimiento. En clubes de campo de Argentina estamos realizando obras donde la fachada exterior se reviste en marmetas de travertino importado”, dice el arquitecto Andrés Remy. También menciona las obras del estudio en el exterior, en Abu Dhabi, en el Golfo Pérsico, donde se están utilizando placas de piedra limestonede tres centímetros de espesor, en los que la piedra se coloca trabada con el sistema de fachada ventilada.

Los materiales del interior, dice Andrés Remy, director del estudio de arquitectura Remy-Rillo, tienden a trabajarse en estado más crudo, sin lacas ni acabados, como la chapa negra y maderas más rústicas, de tablas anchas para pisos y revestimientos. “Actualmente muchos clientes se inclinan por la elección de pisos de demolición, como la pinotea, buscando calidez para los ambientes”, dice. Si se trata de construir un espacio para vivir a pleno, la creatividad sin límites, la solidez y la calidad son grandes aliados.

Por Gabriela Koolen, Sábado 4 de febrero de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

 

Los diseños buscan separar las áreas sociales de las íntimas; las galerías, pérgolas o patios son aliados para “ablandar” la fisonomía.

Los ambientes de relax integrados a la construcción son claves.

En los clubes de campo los estilos de las viviendas apuntan a cáptar la identidad de sus habitantes, adaptándose a diversos perfiles con ambientes amplios y flexibles.

El uso de materiales auténticos y las ideas creativas para articular espacios exteriores e interiores marcan tendencia. “Se trabaja con más libertad porque los clientes se animan cada vez más a la arquitectura moderna, y el hecho de ser lugares más seguros permite trabajar con otros conceptos”, relata Andrés Remy, director del estudio de arquitectura Remy-Rillo. En seguida destaca que es clave potenciar el paisaje, las visuales a la laguna, el golf y los espacios verdes característicos de éstos barrios.

Remy señala que la tendencia actual a trasladar el trabajo a casay pasar más tiempo allí hace que el hincapié en el confort sea mayor, con ambientes de relax tipo spa, piletas interiores, sauna, y gimnasios. Casa Rampa, una vivienda de 650 metros cuadrados en la Patagonia argentina, rodeada de verde y con increíbles vistas al río. En este caso, se trabajó en sintonía con el paisaje y se decidió ubicar la vivienda retirada hacia el fondo del lote para acercarse y captar las mejores vistas al río. Al mismo tiempo, el jardín hacia el frente permite aprovechar un mejor asoleamiento – el ingreso del sol en ambientes interiores-.

El diseño de los espacios debe tener en cuenta las necesidades de los habitantes y los diversos usos de la Casa. Una tendencia es diferenciar los espacios sociales de los más íntimos, objetivo para el que en muchas casos se trabaja en diferentes pisos. Casa Rampa, por ejemplo, se desarrolló en tres niveles: la parte social, a la cual se accede a través de una rampa única e irregular, se dispuso elevada para lograr las mejores visuales al río y al paisaje, mientras que el programa privado se divide en dos, con un sector destinado a los hijos que van de visita y otro para los padres que viven en la casa. Los medios niveles sirvieron para dotar de intimidad a los ambientes y separar las distintas funciones. Los dormitorios de huéspedes y el spa se comunican directamente con el jardín, quincho y pileta, agrupando así las funciones de mayor ruido y movimiento, y ubicando la suite principal en un tercer nivel para lograr mayor intimidad. “Más allá del programa de necesidades, el desafío es interpretar cómo quiere vivir el cliente. No se puede imponer un estilo arquitectónico minimalista, moderno, o antiguo, porque después en el día a día no funciona para el que tiene que habitar ese espacio”, dice el arquitecto Ricardo Pereyra Iraola, quien subraya la importancia de saber escuchar. En el caso de los clubes de campo, se trata de un segmento exclusivo, exigente en su estilo de vida, y con grandes expectativas acerca de sus viviendas. El especialista señala que no hay un manual de estilo para cada barrio, sino que cada uno se conforma con un potpurrí de estilos arquitectónicos muy ricos. Hoy, dice, la tendencia se inclina más hacia espacios entrelazados e integrados entre sí. También revela algunos secretos del detrás de escena de su trabajo, que requiere llevar a la concreción deseos de los clientes que muchas veces comienzan de modo muy abstracto. Las imágenes de referencia que llevan los clientes son fundamentales en este sentido, y apuntan desde arquitectura francesa del siglo XVIII hasta estilos más contemporáneos. En los últimos años, Pereyra Iraola señala que Pinterest marca tendencia para interiores, y muchos clientes lo usan como fuente de ideas.

La arquitecta Jazmín Zang que maneja su propio estudio admite que hoy se le da un mayor valor a aquellos espacios intermedios entre interior y exterior. “Ya no existe por el tamaño de los lotes tener la casa y el guincho por otro lado. Esos dos espacios no funcionan separados y pasaron a ser uno generando grandes ambientes semi cubiertos a continuación del living interior. Esta disposición permite que sean usados durante todo el día para reunirse, comer, dormir siestas e incluso incorporar la pileta”, relata. Estos espacios tienen distintas características: pueden estar a nivel con la casa y el jardín para lograr una continuidad visual entre interior y exterior o generar distintas situaciones de semi cubiertos, con distintos niveles para lograr espacios de privacidad como balcones para suites, lugares para comer, desayunar.

Entre los aspectos a considerar en el diseño de viviendas en las afueras de la ciudad, Pereyra Iraola, subraya la importancia de generar una vinculación armoniosa entre los espacios exteriores y jardines con el interior de la casa. Destaca que los espacios intermedios, galerías, pérgolas o patios son grandes  aliados para “ablandar” la arquitectura. “Lo que le da carácter, personalidad y belleza a una casa es la proporción y la relación armoniosa entre los rasgos, lenguaje, color, etcétera. Creo que la casa se genera de adentro hacia afuera, y el resultado exterior tiene una lógica con su espacio interior”, agrega Ignacio Gamboa director del estudio de arquitectura homónimo, y al mismo tiempo señala que los elementos arquitectónicos más preciados son el cielo, el sol, la luz, el muro y la especialidad, que tienen en general un fuerte protagonismo en los clubes de campo. El especialista prefiere las casas que tienen una volumetría articulada y proporcionada, marcando sus espacios interiores, y los materiales nobles como piedra, madera, vidrio, aluminio y ladrillo expresados con su propia lógica constructiva, así como una estrecha rela-ción funcional y visual con el exterior. Lo más importante y difícil: la identificación de la casa con quienes la habitan. Además afirma la arquitectura, la decoración y el equipamiento se funden en un todo. En es-te sentido, señala que el diseño se dirige al reduccionismo. “Se mezclan elementos de diferentes estilos y épocas, materiales artesanales y de última tecnología, siempre teniendo como prioridad el contacto con la naturaleza. Reduccionismo y eclecticismo nos permiten diseñar con libertad, innovación y personalidad, sin apegarse a un estilo o a una moda pasajera, para vivir nuestro espacio con naturalidad”, concluye Gamboa.

Por Gabriela Koolen, Sábado 4 de febrero de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION
Etiquetas:  

El proyecto unirá el sur con el norte de la ciudad de Buenos Aires y sumará 60.000 metros cuadrados de espacios verdes, paseos y lugares de recreación.

La "autopista" tendrá 12 carriles, cuatro para tránsito pesado

El tramo donde se realizará la nueva autopista que conformará al Paseo del Bajo, la obra realizada por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad através de Autopistas Urbanas (AUSA) junto a laCorporación Puerto Madero forma parte de una de las zonas críticas de la dudad. Lindera al Puerto de Buenos Aires y a la terminal de ómnibus, cerca de 25.000 vehículos, camiones de carga y micros de gran envergadura convergen en esas avenidas, ocasionando un caos cotidiano. Tal es así que realizar este trayecto hoy puede demandar cuarenta minutos.

El objetivo es que el Paseo permita conectar mejor y más rápido el sur con el norte de la ciudad a través de un sistema vial de doce carriles, cuatro de ellos para tránsito pesado y ocho para tránsito liviano entre la autopista Buenos Aires-La Plata y Retiro, más la conexión con la avenida Gral. Paz vía la Autopista Illia. “De esta formase mejorará la seguridad vial reordenando el flujo del tránsito de autos, colectivos y camiones y recuperará al uso público una gran área creando 60.000 m2 de espacios con verde, paseos y lugares de recreación”, describe Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte del gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Desde hacía décadas, distintos proyectos intentaron abordar la problemática particular que planteaba la zona. El primero proyecto data de 1965, y hasta la fecha se hicieron 27.

La traza comenzará en el sur de la ciudad en el empalme de las autopistas 25 de mayo con la de La Plata. Parte del recorrido que se extenderá hasta la Illia a la altura del peaje Retiro será subterránea para que circule el tránsito de vehículos pesados, manteniendo los vehículos livianos a nivel. Se trata de un proyecto que brindará una amplia zonificación verde y recreativa para los vecinos del centro, que será de 3,5 kilómetros, algo así como un Parque Lezama y medio. A esta parte del proyecto se lo denomina Parque Lineal.

Buscan ideas para diseñar los parques

Los ejes principales serán la integración del microcentro con Catalinas Norte, el casco histórico y Puerto Madero; el aumento de la conectividad de los nuevos parques con la reserva ecológica y la costanera sur y el resto de la ciudad; desarrollar la forestación, iluminación y equipamiento de los parques y maximizar la posibilidad de uso recreativo, la accesibilidad peatonal, por bicicleta y por transporte público a los frentes costeros.

Para el diseño de éste entorno verde de la autopista, la Corporación desarrolló el concurso nacional de ideas. De esta propuesta urbanística “parque lineal-paseo del bajo y entorno” pueden participar arquitectos, urbanistas y paisajistas. El ganador se llevará $ 600.000 y la realización del proyecto. En la Corporación de Puerto Madero afirman que el fin es llegar a la integración y armonía con los parques ya existentes con la zona. El desarrollo también contempla el área oeste, donde se encuentra el corredor gastronómico y allí también deberá fusionarse el estilo existente con el nuevo. Será una zona a cinco minutos del microcentro y de la casa rosada, un dato que prueba la importancia estratégica de la zona.

De los US$ 650 millones de inversión que demandará el Paseo del Bajo -que estará listo en 2019-, US$ 400 millones los financiará un préstamo del Banco de Desarrollo de América Latina CAF -conseguido por el gobierno nacional-,mientras que los restantes U$S 250 millones los aportará la ciudad y la misma Corporación. Ésta última también se hará cargo del Parque Lineal con los fondos que adquirirá de la licitación del último terreno disponible en Puerto Madero. La legislatura porteña aprobó la ley que permite la venta de la tierra a cambio de que el dinero se use para la obra. Se trata de dos parcelas, que suman poco más de 17.000 m2. El terreno, de forma irregular queda a la altura de Juana Manso al 400, entre Emma de la Barra, Avenida de los Italianos y lo que sería la continuación de Trinidad Guevara, en el dique cuatro. Estiman que vale unos U$S 60 millones.

Por Lorena Guarino, Sábado 28 de enero de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Etiquetas:  

El proyecto demandará US$ 650 millones y cambiará el mercado inmobiliario de una parte de la ciudad; qué corredores se beneficiarán.

Más de cincuenta años pasaron desde que se comenzó a bosquejar la idea de unir a través de la autopista ribereña, el sur y el norte de la ciudad. Sin embargo recién en el último año se retomó la idea de mejorar la conexión entre La Boca y Retiro a través del Paseo del Bajo, un paso subterráneo que demandará US$ 650 millones de inversión que completará el anillo de circunvalación de la Capital Federal. Atravesará Puerto Madero a través de las avenidas Alicia Moreau de Justo, Huergo y Madero.

El Paseo del Bajo forma parte de un nuevo sistema vial que unirá las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata y mejorará la circulación de más de 25.000 vehículos por día. “Además generará una ciudad más integrada, conectada y segura y permitirá recuperar espacios”, relata Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte del gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

A modo de efecto colateral revitalizará las zonas aledañas. Un fenómeno que impactará en la revalorización de las tierras de los corredores vecinos, lo que impulsará el desarrollo de emprendimientos residenciales y corporativos. El efecto derrame alcanzará a San Telmo, Puerto Madero, la zona de Catalinas, el acceso a la terminal fluvial, las áreas relegadas de Retiro y el área ribereña. “El muro visual y sonoro que hoy imponen los camiones que circulan por la zona desaparecerá, por lo que la ciudad se integrará aún más al río, dejando de darle la espalda”, agrega el funcionario.

El Paseo del Bajo permitirá ganar alrededor de seis manzanas a un espacio en el cual ya no había tierras disponibles para edificar en plena zona de Retiro. Se venderán los terrenos de Catalinas Norte, delimitados por las avenidas Madero y Antártida Argentina, y las calles Cecilia Grierson y San Martín, y el dinero obtenido permitirá financiar parte de la obra. De esta manera, el municipio contará con unos 90.000 m2 de tierras, que permitirán desarrollar 200.000 m2 en emprendimientos mixtos.

La puesta a licitación de los terrenos se hará en dos etapas: en la primera, saldrán siete parcelas a la venta y en la segunda, la que hoy ocupa el ferrocarril.

A esto se sumará la puesta en valor de zonas relegadas del área que conecta Retiro con Puerto Madero, y con Costa Salguero. Es así que se proyectan obras de infraestructura como el Paseo de los Inmigrantes que será una continuidad verde del eje plaza San Martín, la jerarquización del acceso de turistas desde la terminal de cruceros y hasta la relocalización de la espera de camiones con una plataforma ideada cerca de la zona de Costa Salguero.

Entre las áreas que se potenciarán se encuentra la zona del antiguo Hospital Ferroviario. Allí se levantará Distrito Quartier Puerto Retiro, un proyecto mixto con más de 115.000 m2 de obra, emplazado en dos manzanas entre las avenidas Antártida Argentina y Ramón Castillo que se realizará en parte con el dinero que recogerá el fondo que conformó Argencons y Allaria aprobado esta semana por la Comisión Nacional de Valores. Un emprendimiento de US$ 215 millones de inversión que contará con tres edificios que incluirán desde un paseo comercial de 32.000 m2 hasta oficinas y 550 unidades flexibles lofts y studios que en preventa podrán adquirirse a un costc aproximado de US$ 2800/m2.

El corredor Azopardo-Huergo al sur de la ciudad será otras de las zonas beneficiadas. El submercado delimitado por Paseo Colón, Garay, Huergo y la avenida Belgrano fue beneficiado por proyectos que hicieron punta: el Quartier y la torre La Prensa, en los que el metro cuadrado promedia los US$ 3000.

En Garay al 600 se desarrolla Espai San Telmo un edificio de US$ 7 millones que se entregará en mediados de 2017. “Se está comercializando en US$ 2300/m2 pero cuando esté terminado se venderá a US$ 2800/m2. Es una zona que no estaba en el radar pero que tiene demanda activa”, afirma Alejandro Schuff, director Comercial de la inmobiliaria Soldati.

“Toda obra pública de acceso mejora sustancialmente la zona de influencia. Es un buen paso, es una obra importante para la conectividad entre la ciudad y la provincia y esperamos que se concrete de manera eficiente, prolija y que tenga la calidad de una obra del siglo XXI”, sentencia Leonardo Rodríguez Nader, CEO y fundador de CMNV Comunidad de Inversión quien ve con buenos ojos el Paseo del Bajo dado que la desarrolladora está apunto de comenzar con la obra del proyecto Astillero Catalinas Sur, un edificio de 15 pisos de US$ 20 millones a 50 metros de la conexión entre la autopista Buenos Aires-La Plata y la nueva autopista ribereña. “Esto en conjunto con el metrobus y algunas obras privadas como la del Banco Santander Rio en la esquina de Garay y Azopardo, el Paseo de las Artes en el bajo autopista de Pedro de Mendoza van a generar una nueva dinámica en una zona que parecía una isla en la ciudad”, explica el ejecutivo que hoy maneja un valor promedio de US$ 2700/m2 y que espera una revalorización de entre US$ 3500 y US$ 3700/m2 cuando esté terminada.

Sin embargo, algunos desarrolladores tradicionales de Puerto Madero como Rodrigo Fernández Prieto , director de Fernández Prieto y Asociados, aún son cautelosos con respecto a las nuevas obras. “El impacto final de las obras es positivo. El momento complicado es la transición desde el inicio a la finalización”, indica y agrega: “En lo que refiere a potenciar la zonas, depende de las medidas que se tomen. Por ejemplo peatonalizar una zona de oficinas quizás tiene un resultado más negativo que positivo, mientras que una obra como la del metrobus la potencia porque le permite a los que trabajan en dichos lugares llegar de una manera más rápida. Lo cierto es que para fortalecer un barrio, una zona o desarrollar un distrito, la clave está en el acceso y el transporte público de calidad. Sí se trabajan ambos aspectos, todo lo que vendrá será con éxito”, Fernández Prieto desarrolló ZenCityy avanza con Link Tower. Éste último un emprendimiento de dos torres de 33 pisos en las que se desembolsarán US$ 80 millones en donde el m2 parte desde los US$ 5000. Están ubicadas en el dique uno de Madero, la última zona en desarrollarse de ese barrio y que también podría beneficiarse con el Paseo del Bajo. Lo paradójico es que, al estar más cerca del sur de la ciudad, arrancó con un posicionamiento más bajo que el resto de los diques pero, con el tiempo, fue convirtiéndose en un área aspiracional. De hecho, ya se habla de la posibilidad del desembarco de una torre Porsche y de una Trump Tower en ese dique. Además GNV Group planea la Harbour Tower, donde el m2 cotiza desde US$ 10.000. Sus unidades más top se venderán a US$ 6 millones. Otro de los desarrolladores que apostaron a esa área es Jorge Pérez de The Related Group que realizará un proyecto de US$ 250 millones de inversión en donde el metro cuadrado cotiza por encima de los U$S 8000.

Por Lorena Guarino, Sábado 28 de enero de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Etiquetas:  
Se invirtieron $ 100 millones en el centro de transbordo por el que transitan un millón de peatones al día para acceder a los medios de transporte; los detalles del proyecto
a

La Plaza de la Constitución, el nombre original de la plaza porteña conocida como plaza Constitución está viviendo una transformación que contará con uno de los centros de transbordo más importantes de la Ciudad y por el cual, cada día, 1.000.000 de usuarios transitarán peatonalmente para acceder a todos los medios de transporte públicos.

La obrase ubica en la plazoleta delimitada por las calles Brasil, Garay, Lima Oeste y Lima Este. Esta modernización se basa en el ordenamiento y la priorización del transporte público de pasajeros por sobre los demás, con lo cual, se han hecho mejoras en: accesibilidad, iluminación, seguridad, recuperación y puesta en valor de la zona y colocación de mobiliario y señalética adecuada.

“El Centro de Transbordo Constitución (CTC) es un gran hall, con dos amplios niveles. Se pensó en un diseño sustentable, prioriza la utilización de la luz natural, así, el techó es completamente vidriado que permite, más y mejor luz. Además, se tuvo en cuenta simplificar el acceso desde la plaza y, que el mismo, no afecte la estética de la Plaza Constitución, por eso, la forma suavizada del techo”, relata el ministro de Ambiente y Espacio Público del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Macchiavelli.

En el conjunto, la cúpula se destaca, está formada por 16 arcos metálicos galvanizados y en cada espacio entre arcos se colocaron, mediante una grúa 30 paños de vidrio y dos hileras de paños voladizos hacia los extremos. Los mismos, se ensamblaron en el lugar y en total, son 510 paños de vidrio de seguridad laminados y serigrafiados, alcanzando una superficie de 2358 m2. Y, bajo esta cubierta, hay una plaza de 4,60 metros desde donde puede accederse al metrobus del sur. Todas las conexiones bajo nivel cero, se pensaron como amplios corredores con iluminación y ventilación.

En seguridad, el CTC incluye un sistema de climatización de extracción e inyección de aire que mantendrá la temperatura acorde a la época del año. También, hay hidrantes contra incendios, cuatro ascensores vidriados, dos escaleras mecánicas y cinco pedestres. Y, en la accesibilidad, hay baldosas podotáctiles y sistema braille para el desplazamiento de personas no videntes.

Respecto del área comercial, en el hall principal habrá dos espacios amplios, uno de ellos será utilizado como sucursal del Banco Ciudad y está prevista la futura conexión a la Red de Expresos Regionales (RER). “Esto, será utilizado por los peatones y usuarios del CTC. Acá, la estación Constitución de la Línea C, por su conexión con el Tren Roca, es la que más usuarios tiene de toda la red de subtes de la Ciudad”, aporta Macchiavelli.

La obra en la que trabajaron más de 500 personas entre empleados directos e indirectos, demandará una inversión de $100 millones. Se inició en 2014 y está muy cerca de ser final-zada. “Este centro de transbordo va a coordinar el uso de distintos medios de transporte que tiene la ciudad, el subte, el metrobus y el tren. Y, revalorizará la zona de Constitución, mejorará la accesibilidad del subte y reacondicionará la estación Constitución de la línea C, contribuirá a la seguridad peatonal y a mejorar el acceso a servicios y, brindará información sobre tránsito y transporte”, afirma el ministro Macchiavelli y concluye que “a partir de esta obra, los vecinos van a realizar las conexiones de transporte de una manera confortable, rápida y ordenada”.

Por Patricia Osuna Gutiérrez, Lunes 23 de enero de 2017
Publicado en el suplemento Inmuebles comerciales e industriales del diario LA NACION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: