Crecen las expectativas de un mayor movimiento, ante el impulso de los créditos hipotecarios. En tanto se mantiene la tendencia alcista en el precio del m2 para las unidades nuevas, y en las usadas, se manifiesta sólo en Recoleta, Belgrano y Nuñez.

Según una muestra de fines de abril de 2017 relevada por el Instituto de Economía de la Fundación UADE, las unidades ubicadas en Recoleta, Palermo, Belgrano y Núñez presentaron, tanto en el segmento de nuevos como usados, los valores más elevados. En tales zonas para el segmento “a estrenar” los precios rondaron entre los US$ 3772 (Recoleta) y los US$ 2983 (Núñez) el m2.

Según las estimaciones del Instituto, el promedio simple del precio de oferta del m2 para el conjunto de barrios relevados es US$ 2797 (mayor en un 5,4% respecto de abril de 2016) para los departamentos nuevos; y US$ 2302 para los usados (un 1,4% menor, en igual comparación de períodos).

En particular, los valores de departamentos nuevos en Recoleta, Palermo, Núñez y Belgrano crecieron un 15,4%, 5,4%, 3,7% y 1,9% respectivamente en abril de 2017, con respecto a abril 2016. Mientras que Balvanera y Flores, como ejemplos, presentaron una caída de 2,9% y de 1,0%, respectivamente, en igual comparación de períodos.

Por su parte, las unidades usadas registraron precios promedios en ascenso en Recoleta 5,5%), Belgrano (3,3%), Núñez (2,1%) al comparar los precios de abril de este versus los de abril 2016, mientras que Palermo no registró variación.

ACTOS ESCRITURALES

El sector inmobiliario continúa en ascenso con una leve desaceleración en su ritmo de crecimiento. Dicho avance queda respaldado por el incremento en las operaciones de compra-venta y de los montos involucrados en las mismas. La cantidad de actos escriturales registró una suba aproximada del 20,5% en abril de 201, respecto de igual período del  año anterior. En tanto que los montos lo hicieron en 98%, de acuerdo a la información suministrada por el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.

Una comparación entre períodos mantiene la tendencia registrada en el último informe con respecto a la distribución de los actos escriturales en la ciudad de Buenos Aires segmentada por monto de operaciones: avanzan las que superan el millón de pesos alcanzando una representatividad de 62% del total.

Las franjas más dinámicas fueron las que se ubicaron entre un millón de pesos y más de 3,5 millones (+ 61%), particularmente la ubicada entre 2,5 y 3,5 millones de pesos (+70%) fue la de mayor expansión.



EL DESPEGUE DE LOS CREDITOS HIPOTECARIOS

En gran medida, el actual desempeño del mercado es la respuesta al despegue de los créditos hipotecarios donde las escrituras formalizadas con hipoteca bancaria registraron un incremento del 120% y en términos de montos, 160% para ese mismo período (abril 2017/abril 2016). Una evolución favorable que está acompañada por un incremento en el valor promedio de las escrituras que resulta consistente con los cambios en la segmentación analizada previamente que denota la entrada al mercado de créditos de individuos con ingresos promedios superiores.

La reactivación en el segmento de los departamentos usados está llegando por el lado de los créditos hipotecarios. No obstante, considerando que el efecto derrame de la construcción para dar empuje a la economía proviene de las nuevas obras, la buena noticia de junio ha sido que, con miras a consolidar el despegue del sector privado e incentivar a los desarrolladores, el Banco Central ha dado autorización a las entidades financieras a otorgar créditos para la adquisición de unidades a estrenar que aún no se pueden escriturar. Los boletos de compra y las participaciones en fideicomisos serán garantías de los créditos hipotecarios. De esta forma, no solo se estará ampliando el volumen de nuevos metros cuadrados sino que también se les facilitará el acceso a la vivienda propia a los sectores de menores ingresos.

Por su parte, el sector de la construcción muestra optimismo al haber registrado un 10,5% de crecimiento en abril, contra el mismo mes de 2016, y el 3,8%, en el 1° cuatrimestre del año respecto del anterior (INDEC).

Las muestras relevadas superan los 6.000 departamentos, al tiempo que sólo se consideraron aquellos cuyo precio de oferta fue publicado en dólares y, además, se encuentran en buen estado edilicio. Vale notar que los datos presentados en la Tabla 1 corresponden a zonas donde la muestra obtenida de inmuebles permitía estimar promedios representativos. A partir de dichos precios y de la superficie cubierta de cada departamento, se calculó el precio de oferta del m2 promedio. Con el propósito de homogeneizar la muestra, no se consideraron inmuebles en cuyo precio se incluyó el correspondiente a cocheras.

Jueves 6 de julio de 2017
Publicado en Indicadores y Finanzas de www.areas-digital.com.ar

Etiquetas:  

Las tiendas que se montan por un tiempo permiten la expansión a zonas donde no es viable abrir tiendas tradicionales.

Estas son tiendas itinerantes de pequeñas dimensiones, que promedian los 25 metros cuadrados.

Tiendas temporales, que se instalan por unos días o meses, y luego, desaparecen. El concepto -que surgió en el Reino Unidos y los Estados Unidos a fines de los 90- busca asociarse al valor de la experiencia, a lo vivencial y lo fugaz. Se trata no sólo de vender, sino también de una estrategia de marketing que intenta acercarse de una forma diferente a los clientes.

En este tipo de tiendas, la delantera la tomaron las marcas de lujo. Muchas pertenecen al mundo de la moda. ?Lo hizo, por caso, Gucci, con su Gucci Icon-Temporary, una tienda de zapatillas itinerante que recorrió distintas ciudades y puntos clave de referentes del mundo del arte y de la moda. Chanel se instaló en un club privado en el invierno de Aspen, con una tienda que estuvo montada diez días. Louis Vuitton incluso se animó a presentar una nueva colección en un espacio fuera de su propia tienda. ?Los eventos son también uno de los lugares donde se pueden instalar los pop up stores: la marca de relojes Hublot lo hizo en el gran premio de Fórmula 1 en Singapur.

Un punto especial de este tipo de acciones -y para garantizar el éxito- es la ubicación. Tiene que ver con elegir lugares que sean aspiracionales pero también de alto transito. “La generación de pop ups es enriquecedora por dos motivos: brinda la posibilidad de comunicar la expresión de marca de una forma más dinámica y experimental y, por otro lado, es un punto de contacto BTC”, cuenta Loana Farah, directora de Marketing de Lancôme, que se sumó a la tendencia. Lo interesante para las brands es poder acercar la propuesta a un público diverso y ampliar el scope de target al que la marca le habla.

En la Argentina, ya hubo algunas experiencias. Una de las pioneras fue Nespresso, que lo hizo por primera vez en 2015 en Galerías Pacífico con un punto itinerante que permaneció durante tres meses y en Nordelta, donde alcanzó el año de duración. “El objetivo es acercar el formato de la marca a los consumidores actuales y los potenciales clientes a través de una experiencia versátil y dinámica”, explica Romina Fontana, Marketing manager de Nespresso Austral. Uno de los beneficios que menciona la ejecutiva es que este tipo de formatos permite expandirse a otras zonas donde quizás no es viable abrir una boutique como las que tienen en Alto Palermo, Recoleta y Unicenter. “Es una experiencia más corta, breve y express. Allí tenemos venta de cápsulas, algunas máquinas y recibimos para reciclar”, añade.

La marca replicó la experiencia en 2016, en Paseo Alcorta, El Solar y Palmas del Pilar, que todavía están en su año de desarrollo. “Tenemos un plan de expansión para este formato en barrios más aledaños, como la zona sur u oeste, e incluso en el interior del país. De hecho acabamos de abrir una tienda en Rosario”, explica la ejecutiva.

El nuevo pop up store ubicado en Alto Rosario Shopping apuesta por la funcionalidad de venta con cuatro counters de atención, uno de ellos con prioridad para la modalidad pick up. Mediante este sistema, los club members que compren cápsulas por Internet o teléfono pueden retirarlas a partir de la hora de haber realizado el pedido.

En algunas ciudades -sobre todo en aquellas donde el concepto está más desarrollado- las tiendas itinerantes aparecen en las calles o en espacios públicos. Sin embargo, en el mercado local, por ahora se levantan en shoppings y centros comerciales. Desde las brands aseguran que tienen costos asociados más bajos que un local tradicional. Por un lado, tienen una estructura de empleados mucho menor y se negocia un contrato más corto con los centros comerciales. Y, por otro lado, este tipo de punto de venta suele hacer honor a su nombre: se reutilizan al ser movidas de locación.

Otra marca que el año último incursionó en esta tendencia es Lancôme. Abrió un pop up store en el Abasto durante 30 días. De su portfolio, eligió tres de sus líneas de make up, cuidado facial y fragancias. La tienda, de unos 25 metros cuadrados, tuvo como principal objetivo generar una experiencia entre las mujeres millennials. Allí podían hacer pruebas de productos, un retoque express de maquillaje y, como toque final. conocer las fragancias. La experiencia les permitió reclutar gente joven, que busca divertirse, sacarse selfies y compartir su vivencia con amigas. Quizás los resultados no se reflejan en una compra en el momento, pero la marca queda en el top of mind. Además, la marca permitió la interacción entre lo digital y lo experimental sin dejar de lado la atención personalizada. Las asesoras de maquillaje no sólo brindaban una serie de consejos de cómo realizar un make up rápido sino que hasta se le permitió a las clientas disfrutar de la posibilidad de jugar en el photobooth -una aplicación que permite tomar fotos con más de 16 efectos especiales y subirlas a Facebook o Flickr en unos pocos instantes-.

El diseño del espacio que se montó para el lanzamiento de de Juicy Shaker, el aceite para labios bifásico, estuvo inspirado en una coctelera con alto impacto visual quebrando los clásicos códigos de comunicación de la marca. “Buscamos generar una experiencia para acercar a ese target a la marca. La elección de la imagen de la coctelera no fue casual, ya que el nuevo producto se potencia en el batido mezclando el pigmento con el aceite”, explica Carolina Fernández Garello, jefe de producto de maquillaje de Lancôme. La acción de marketing fue acompañada con el lanzamiento del Juicy en avant-première en el canal de e-commerce con Falabella. Además, se desarrolló un micro sitio unbranded, enfocado en el concepto del producto “Shake For Fun”, para poder llegar al target planteado a través de la experiencia digital, con un multitester online que permitía probar en los labios cada uno de los 12 tonos. Además, para aquellos que aman la música, la compañía de belleza creo una playlist en el sitio Spotify muy consumido por el público joven.

Esta es una moda que arribó hace poco tiempo a la Argentina y que la adoptaron las marcas más importantes. Foto: Vacant

Los especialistas afirman que las estrategias de comerciales y de marketing cambiaron dado que los millennials quieren tener un lugar para poder experimentar con la marca sin sentir la obligación de comprar. Y es allí donde encuentran su lugar los espacios pop up, los cuales se ubican justo en el punto medio entre la marca y la perfumería, convirtiéndose en un espacio que permite conquistar nuevas consumidoras.

El plan de Lancôme es replicar la experiencia vivenciada en el shopping Abasto en tres momentos a lo largo de este año, con líneas que apunten a millennials y otros que puedan darle protagonismo a las líneas esenciales de la marca dirigidas a su público corazón, que son mujeres de entre 35 y 40 años.

MercadoLibre también se subió a la tendencia. En el BAF Week presentó un pop up store con más de 150 anticipos de la colección primavera verano 2016 de marcas de moda. Las prendas se podían comprar desde cualquier dispositivo móvil escaneando un código QR. Otro caso fue el de la diseñadora Sofía Sarkany. Fue por más y se animó a presentar la colección de indumentaria en un container que se ubicó en el estacionamiento del shopping Paseo Alcorta.

Pero, ¿cómo explicarle al público que la tienda cerró? Fontana, de Nespresso, cuenta que eso fue todo un aprendizaje para la brand. “Hay que alinear expectativas: educar a la gente a que cuando va a un pop up es una experiencia diferente a la de una boutique y, por otro lado, que es algo que viene para irse”, resume y asegura que esto es tan importante para los clientes, como para los malls.

Por otra parte, para montar un espacio de este tipo lo primero que las firmas deben contemplar es la ubicación. En general, suelen realizarse en centros comerciales para garantizar el tránsito. Otro factor a tener en cuenta es el tiempo: los clientes o potenciales visitantes necesitan saber durante cuanto tiempo estará abierta la boutique. Por último, a la hora de definir montar un espacio de estas características, su diseño debe estar en linea con la acción puntual en la que trabajará la campaña de marketing.

Las tiendas que se montan por un tiempo permiten la expansión a zonas donde no es viable abrir tiendas tradicionales.

Por Cecilia Valleboni, Lunes 5 de junio de 2017
Publicado en el suplemento Inmuebles comerciales e industriales del diario LA NACION

Etiquetas:  

Surgen proyectos que aprovechan las energías renovables en los que las áreas verdes son una variable central en su diseño


Primero fueron las construcciones amigables, luego los edificios comerciales verdes que marcharon al ritmo de los nuevos tiempos y más tarde llegó el turno de los sustentables. Eso que en un momento pareció tratarse de una simple moda que con el tiempo irrumpió con fuerza en el mercado residencial sumándose cada vez más proyectos -la mayoría de ellos urbanizaciones privadas y un número menos significativo de obras en propiedad horizontal-. Aunque sin dudas la gran novedad es que cada vez son más los desarrolladores que proponen alternativas verdes para el mercado industrial y logístico.

“Los parques verdes, sustentables o eco-industriales son emprendimientos donde el respeto por el entorno y el mínimo impacto sobre el ecosistema en el cual se emplazan, son aspectos condicionantes desde su concepción. Para ello es necesario analizar rigurosamente el comportamiento natural del predio y su entorno, el diseño de la infraestructura más idónea con independencia económica sobre las opciones convencionales, la utilización de recursos naturales para la generación de energía, proyectar edificios autosustentables, respetar la flora autóctona y la reutilización de materiales reciclables, etc. El aporte esencial de estos desarrollos es la concientización que obra sobre las empresas que se radican en ellos, acorde con una tendencia de cara al futuro de la industria del mañana”, comenta Luis Oyuela, presidente del Grupo Bautec, empresa especializada en el diseño, fabricación y montaje de estructuras metálicas.

Pablo Fiorita -responsable de Parques Industriales de la firma comercializadora Adrián Mercado- explica que para la región este es un tema nuevo que está ganando cada vez más terreno. “En América Latina recién se está incorporando el concepto de desarrollo sustentable de la producción. Estamos en la etapa de toma de conciencia de que hay que cuidar los recursos energéticos, de productividad y seguridad. Este concepto se refiere básicamente a satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de futuro, en esta época de consumismo donde el ideal de vida es producir la mayor cantidad en el menor tiempo posible”, cuenta Fiorita. Y agrega: “En Europa el 64 por ciento de las empresas plantean que los temas ambientales son importantes en el marco de su estrategia, el 60 por ciento mide sus emisiones de gases y el 21 por ciento está recurriendo a reducir sus impactos ambientales negativos para favorecer su producción y obtener beneficios a mediano y largo plazo, no sólo productivos sino también económico con el fomento gubernamental”.

Los especialistas consultados coinciden en que estos modernos complejos deben tener una serie de aspectos a tener en cuenta los cuales son cada vez más buscados tanto por propietarios como por inquilinos. “Si bien son varios aspectos que, como parte de un conjunto están íntimamente ligados, dentro de los más importantes debemos destacar la utilización de las energías renovables, sin dejar de lado la disminución al mínimo posible de las emisiones de residuos, el aprovechamiento pluvial tanto para fines de riego como para la descarga de los depósitos de sanitarios y la disminución total o parcial de la contaminación visual”, sostiene Oyuela.

Alberto Giordanelli, socio de Constructora Americana Civil e Industrial (Camci) afirma que para ahorrar en iluminación, se debe incorporar aventanamientos apropiados, a los cuales se le suma una arquitectura interior de vistas libres. “Trabajando bien en el diseño hemos logrado en algunas fábricas que casi no prendan la luz durante su horario comercial, lo que se traduce en un gran ahorro no sólo para ellos sino para el consumo del recurso eléctrico general”, explica Giordanelli. “Se pueden agregar a las ya mencionadas el tratamiento de los efluentes cloacales, como así también la incorporación de materiales reciclados para elaborar el hormigón, tratamientos de aguas grises, energía solar para la iluminación y artefactos de iluminación LED, entre otros. Es decir, las plantas mejores concebidas son aquellas que fueron pensadas para encuadrar dentro del proceso de certificación LEED, y aquellos proyectos que demuestran ser sustentables en cuanto a métodos no sólo operativos sino también constructivos”, relata Pablo Vivot, director de la división Industria y Terrenos de la firma LJ. Ramos.

Luciano Roussy -ingeniero forestal, especializado en planeamiento paisajista y ambiente, y docente e investigador de la Universidad de La Plata que es colaborador activo de la RedParques Industriales Argentinos- aporta una visión diferente. “Seguramente no es ni será posible generar predios industriales con impacto ambiental cero; pero sí es necesario pensar la actividad productiva en una ecuación de sustentabilidad que minimice los impactos y máximice la producción. Los parques industriales son centros generadores de fuertes shocks medioambientales, principalmente por la concentración de actividades productivas y de logística. En este sentido, se constituyen en centros emisores de carbono principalmente y de agua, impermeabilizando grandes superficies. A esto se suma la generación, en muchos casos, de contaminantes del aire y del agua”, relata.

La incorporación planificada del verde en los parques industriales permite realizar un aporte positivo a la ecuación de sustentabilidad, mediante tres estrategias principales: la fijación de carbono, el aprovechamiento del agua y la fijación de contaminantes. “El verde en estos lugares debe ser concurrente y no competitivo con las actividades productivas. Para ello, es necesario incorporarlo como una variable central en el diseño general del proyecto -tamaño de lotes, ubicación y forma de áreas comunes, diseño de calles, ubicación de infraestructuras aéreas y subterráneas-, de manera tal de que el verde no sea lo que ocupe los lugares remanentes y comience a tomar mayor centralidad. En este sentido, el verde debe ser considerado como una infraestructura”, aclara Roussy.

En los principales países de la región no sólo los gobiernos sino también las grandes empresas buscan hacer realidad la industria verde ya que es esencial para solucionar los retos ambientales más apremiantes de la actualidad, incluyendo la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero y la adaptación al cambio climático, la gestión responsable de los productos químicos y los residuos, y la seguridad del suministro de agua, energía y otros recursos naturales. “La industria verde puede hacerse realidad al mismo tiempo que se generan ingresos y se crea empleo en países en desarrollo, garantizando contribuciones netas al alivio de la pobreza y al desarrollo industrial sostenible”, remite Fiorita.


Los beneficios

Desde lo normativo los beneficios son varios, por ejemplo para las empresas radicarse en un parque industrial se les proporciona una exención impositiva sobre Ingresos Brutos, sellados y patentes, etc. “En un parque eco-Industrial como Los Libertadores, obtienen beneficios adicionales como servicios comunes que les permiten aprovechar energías renovables, instalaciones de calidad cuya durabilidad reduce el costo del mantenimiento, alternativas de desplazamiento interno económicas y seguras como bicisendas, servicio de red cloacal, cañeros para tendido eléctrico, etc. Como valor agregado, todos disfrutarán de un entorno natural íntegramente forestado con especies autóctonas de la zona”, cuenta Oyuela.


Los costos

Según los conocedores del tema, la infraestructura de este tipo de parques implican un sobre costo de construcción que supera en un 20 o 25 por ciento al de los predio convencionales, pero dado que la oferta es aún escasa y cuenta con una demanda alta, el precio tanto de venta como de alquiler sube y rápidamente se amortiza el incremento inicial y proporciona al inversor un medio seguro para el resguardo de su patrimonio. “Hoy en día una planta premium ronda entre los US$ 8 y US$ 11 el metro cuadrado para alquiler; mientras que se prevé que el aumento para compra y construcción de este tipo de naves puede rondar un 30 por ciento por encima de la oferta convencional, no obstante el retorno de la inversión se verá ampliamente superado en el corto plazo. Igualmente son suposiciones que se confirmarán cuando el aumento de la demanda sea más evidente y salgan a la luz los índices de la construcción”, concluye Fiori. Para Oyuela aunque este tipo de proyectos no tiene un pretendiente específico todas las firmas que las buscan comparten el perfil del emprendedor que aprecia el valor de apostar por cuidado del medio ambiente y los recursos naturales, la eficiencia y la sinergia entre empresas. Aunque actualmente no hay un alto porcentaje de predios que estén en el proceso de certificar, nos encontramos ante una marcada tendencia según revela Vivot, el broker de LJ. Ramos: “Los proyectos de naves logísticas nuevas empiezan a incorporan los distintos materiales y tecnologías que hacen a una mejor utilización de las energías y características constructivas”.

Por Leandro Murciego, Lunes 29 de mayo de 2017
Publicado en el suplemento Inmuebles comerciales e industriales del diario LA NACION

Etiquetas:  

Los proyectos que se construyen sobre el corredor aledaño al Parque Lezama defienden precios similares a los de Palermo; todo lo que hay que saber antes de comprar en esta tradicional zona.

La avenida Caseros tiene una magia especial que se esconde en los edificios antiguos, en sus tilos que perfuman las veredas en verano y en los restaurantes que convirtieron al boulevard en el nuevo centro gastronómico del área sur de la ciudad de Buenos Aires. Ni lentos ni perezosos los desarrolladores descubrieron su atractivo y están empezando a apostar fuerte y a convertir a esta zona aledaña al Parque Lezama en un nuevo polo de atracción. El precio del m2 en la avenida Caseros oscila entre los US$ 2500 y 3000, números similares a los que se venden las propiedades en barrios como Barrio Norte y Palermo.

“La zona vale cada vez más y ahora que comenzarán la construcción de Astor -el proyecto inmobiliario de la desarrolladora TGLT- no va a tener precio”, afirma Leticia Firpo, dueña de la inmobiliaria homónima y quien vivió 30 años en el primer piso del edificio que en la actualidad alberga el bodegón La Popular.” Compré ese departamento de 150 m2 en 1980 a un valor de US$ 26.000 y 30 años después lo vendí en unos US$ 200.000″. Una revalorización de casi 800 por ciento.

Hoy esta zona de la ciudad convalida una incidencia de la tierra que promedia los US$ 600/m2 y si se compara con las zonas más caras de la ciudad que rondan los US$ 2000/m2, se explica por qué se esta convirtiendo en un imán para los inversores.

A esta ventaja se suma su ubicación estratégica; el valor histórico de sus edificios, el desarrollo del polo gastronómico y el impulso que el área adquirió a partir de la relocalización de distintos ministerios del gobierno de la ciudad de Buenos Aires en el Palacio Lezama y de la profunda renovación del parque.

Según Marcelo Di Mitrio, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre, el impacto de todo esto sumado a la evolución del mercado inmobiliario en la Capital Federal hizo que los valores del 2007 a la fecha se duplicaran en dólares. “A lo largo del último año los inmuebles ubicados en el boulevard de la avenida Caseros se revalorizaron entre 10 por ciento y 15 por ciento”, aclara el broker.
a

Quienes apuestan

Hasta el momento, la desarrolladora más ambiciosa en el corredor fue TGLT. La empresa avanza en la construcción de una obra de $ 940 millones de inversión ubicado en terrenos en donde funcionaba la planta logística de OCASA. Se trata de Astor San Telmo de más de 6000 m2 .”Tuvimos la oportunidad de adquirir un terreno excepcional en un barrio con identidad, vibrante, dinámico y con muy buena ubicación, donde encontramos una demanda insatisfecha de productos de vivienda como los que ofrece la línea Astor”, afirma Alejandro Belio, director de Operaciones de TGLT. El valor por m2 promedia los $44.900 y al momento se encuentra vendido más de un 40 por ciento. Hasta ahora, la desarrolladora se había animado a emprendimientos bajo esa marca en zonas premium de la ciudad como Palermo y Núñez.

Los proyectos que se construyen sobre el corredor aledaño al Parque Lezama defienden precios similares a los de Palermo. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri.

Ahora bien, ¿quiénes compran? “Es un mix entre inversores que ven el evidente ascenso del barrio y usuarios finales que siempre quisieron vivir sobre el boulevard y ahora encontraron un producto a su medida”, afirma el directivo.

En una escala menor, otro proyecto en danza previsto para la esquina de Avenida Caseros y Piedras es el del arquitecto Luis Balzola. Consiste en una inversión de US$ 4.,5 millones en un edificio de unidades de entre 45 y 65 m2 versátiles y de multiuso con espacios comunes de recreación-piscina y salón de fiestas- o para trabajar -salón de meeting y work spaces-. En la planta baja tendrá un único local bien amplio orientado al arte y a la gastronomía y un espacio de cocheras en el subsuelo. Balzola estima que el valor de venta estará en el entorno de los US$ 2500 a 2800 m2 financiado en pesos ajustado a los índices de aumento de la construcción. “La avenida Caseros entre la 9 de julio y el Parque Lezama se presenta como la continuidad y el punto final del recorrido turístico de la calle Defensa. El boulevard de por sí ya es un hecho urbano muy atractivo y terminar de poblarlo con algunos bares, locales culturales y con más unidades de vivienda es una oportunidad muy interesante. Formar parte del eje del centro histórico fortalece ese interés”, aclara el desarrollista.

ABS Developers Group inauguró en 2016 La Editorial sobre la calle Bolivar 1610 con una inversión de US$ 4 millones. Una propuesta novedosa por su estilo moderno aunque se respetaron a rajatabla las líneas racionalistas del inmueble que data de 1948 y que en el pasado alojó una imprenta de figuritas de brillantina y de ahí su nombre. El Estudio Lopatín Arquitectos se encargó de reciclar el edificio declarado como área de protección histórica (APH) que cuenta con 55 unidades de vivienda tipo loft de 45 a 140 m2, 21 cocheras, laundry, una amplia terraza con solárium, piscina, parrilla y un lobby de doble altura donde se reúnen los propietarios o inquilinos a conversar. El precio de venta del m2 va de US$ 2800 a US$ 3000 y los alquileres mensuales oscilan entre $ 8000 a $ 13.000 según el tamaño. No obstante, uno de los desarrolladores revela que la unidad más cara se alquiló en $ 18.000 y que quedan sólo dos departamentos a la venta. Y asegura que en el primer semestre del 2016 cuando la demanda era baja, La Editorial vendía bien. “El perfil es gente joven, solteros, parejas sin hijos y extranjeros”, describe Guido Ramer, uno de los corredores inmobiliarios de dicho emprendimiento.

Tras esa experiencia, ABS Developers Group decidió ir por más y acaba de adquirir una propiedad en la misma cuadra de 43 metros de frente por 70 de fondo con una inversión estimada de US$ 8 millones. Planea lanzar una propuesta residencial con el mismo concepto de La Editorial que se llamará La Galerie. “Es una cuadra única difícil de encontrar en Buenos Aires algo así. Lo hago porque me parece que es el producto que la gente busca ahí: un edificio antiguo con la nobleza de sus bovedillas, doble altura y con el confort de la vida moderna. Más del 50 por ciento de las unidades tendrá parrilla propia”, aclara el desarrollador. Un detalle que le suma valor agregado es la construcción de las 90 cocheras en dos subsuelos además de la piscina de 35 metros, gimnasio, laundry y SUM.

En la misma manzana pero sobre la calle Defensa 1657 la desarrolladora G&D invirtió aproximadamente US$ 3 millones y está construyendo un edificio residencial de 10 pisos que se va escalonando según las lineas urbanas de la cuadra con unidades de uno y tres ambientes de entre 40 y 70 m2. “El terreno se compró con una incidencia por m2 cercana a los US$ 550 y se generarán cerca de 1800 m2 vendibles. El precio de venta en pozo es de US$ 2500 y las unidades se venderán en pesos ajustados con índice CAC o eventualmente UVAs”, explica Daniel Mintzer, socio de G&D. La idea es lanzarlo a la venta en las próximas semanas.

Fiel al principio del que invierte en real estate, no por el valor actual sino por el valor futuro de los inmuebles, G&D ya tiene otra ficha puesta en la calle Piedras y la avenida Caseros que está en proceso de aprobación municipal. “Vamos a mantener la fachada y construir departamentos de uno a tres ambientes de 30, 50 y 70 m2 en un edificio de 1000 m2 vendibles”, dice Mintzer.

Un Boulevard emblemático que revivió en los últimos tiempos: Foto: Mauro Alfieri

Por otra parte, en frente al emblemático edificio de Los Ingleses , construido por el arquitecto suizo Christian Schindler en 1910 está en marcha un proyecto de la desarrolladora Sacay S.A. junto con los arquitectos Oscar Bonhome y María Ortiz. “Se trata de la remodelación de un edificio puesto en valor y de la ampliación de un 40 por ciento de la superficie original”, anticipa Oscar Bonhome. Serán 18 unidades funcionales de entre 40 y 70 metros cuadrados distribuidos en tres niveles alrededor de un patio central tanto para viviendas familiares como para uso profesional o comercial. La idea es conservar pisos, carpintería y demás materiales originales e incorporar un ascensor hidráulico para unir sus plantas. La inauguración está prevista para marzo de 2018 y aunque todavía no salió a la comercialización se estima que el precio del m2 será de US$ 3000. “Siempre supimos del potencial de la zona ya que realizamos más de una docena de obras en San Telmo”, cuenta el arquitecto. Y subraya que el atractivo está en el casco histórico, altamente degradado durante mucho tiempo pero que en los últimos años ha ido mejorando: “Antes era una zona con precios bajos dentro del barrio. Hoy se encuentra entre los valores más altos junto con la plaza Dorrego. Su valorización en los últimos tresaños fue de alrededor del 30 por ciento”.

Según Hilda Lew, quien tiene una cartera con 400 propiedades a la venta o en alquiler en San Telmo y su fuerte son los inmuebles especiales: “en este momento hay una burbuja en Avenida Caseros; un movimiento que hacía rato no había. Los alquileres vuelan y en el edificio de los Ingleses hay lista de espera. Creo que ayudaron mucho los créditos bancarios”.

Quienes también celebran el renacer de este rincón porteño son los dueños de los comercios y restaurantes ubicados en el corredor. Gabriel del Campo, propietario de un anticuario de 1800 m2 al que recientemente sumó la propuesta gastronómica Nápoles, asegura que la demanda es alta y que el público es muy variado en edad y nacionalidad. “Como tenemos entre 200 y 300 cubiertos por noche, me puse a buscar un departamento por el barrio porque a veces termino a las dos o tres de la mañana. Me pidieron US$ 390.000 por 140 metros. Hay mucha demanda y poca oferta”, explica el coleccionista. Y asegura que a pesar de que el crecimiento de la avenida va a desarrollarse hacia la 9 de Julio, considera que las calles laterales también van a ir transformándose: “En el futuro se va a convertir en el nuevo Palermo”. Las hermanas Sandra y Silvia Milasanaskas, dueñas de la bicicletería MILA que hace 60 años que está en la esquina de Defensa y Caseros, también se muestran entusiasmadas con la reconversión. “Fue siempre una cuadra muy tranquila, donde todos nos conocíamos y nos saludábamos pero creció y mutó para mejor. Se renovó con los restaurantes, los jóvenes que se sientan en las veredas a pasar un buen rato y con la llegada de gente de otros barrios que nos ayudan a vender más”, explica Sandra Milasanaskas.

Sin duda, el área sigue ofreciendo oportunidades que están en la mira de los inversores. Si bien el epicentro es la avenida Caseros y el Parque Lezama, se sigue extendiendo y localizaciones que hasta hace poco eran ignoradas para el desarrollo inmobiliario, hoy son consideradas y revalorizadas. Difícil se hace pronosticar el futuro aunque en el mercado sí tienen una certeza: “la evolución de los valores inmobiliarios del área estará por encima del promedio de la Capital. El potencial de crecimiento es alto”, sintetiza Marcelo Di Mitrio.

Por Dolores Pasman, Sábado 27 de mayo de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Etiquetas:  

Con esta afirmación, la Arq. Amerise  dio comienzo al panel sobre nuevas tecnologías para la vivienda social, en la Segunda Jornada de Construcción y Urbanismo Sustentable.

La Segunda Jornada de Construcción y Urbanismo Sustentable, organizada por la CEDU (Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos de la República Argentina), la ONG ACCIóN SUSTENTABLE y la consultora EMPATIA COMUNICACIÓN, destacó, entre otros focos, a la sustentabilidad como una variable fundamental a tener en cuenta en la planificación y construcción de la vivienda social.

Bajo el título “Sustentabilidad aplicada a la vivienda social”, se buscó debatir la calidad constructiva de los actuales programas de vivienda social y qué tecnologías sustentables podrían aplicarse para mejorarlos e incrementar la calidad de vida de quienes las habitan.

En primer lugar expuso la Arq. Sandra Amerise, responsable de sustentabilidad del Grupo Unicer, fabricante de ladrillos cerámicos. La arquitecta afirmó que “la vivienda social tiene que ser saludable” y que, si no se consideran soluciones térmicas eficientes, “las consecuencias de construir una envolvente deficiente impactan directamente en el consumo energético y en la salubridad de los ambientes”. Como contrapartida, contó los beneficios de construir viviendas bien aisladas: “Consumen menos, son más confortables y contaminan menos. Se puede llegar a reducir hasta un 60% del consumo de climatización, colaborando con el medio ambiente”.

Por otra parte, destacó la experiencia brasilera en la aplicación del ladrillo en la construcción de la Villa Olímpica para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Y también presentó las dos líneas  aislantes del Grupo: el ladrillo Klimablock, con resistencia térmica elevada para reducir al máximo el flujo de calor y frío; y el Doble pared, que con un solo ladrillo crea doble pared e incluye cámaras de aire que cortan el puente térmico.

Otro de los disertantes del panel fue Héctor Ferreti, responsable técnico de Veka Latina, fabricante de aberturas. Expresó que “la vivienda social no debe ser sinónimo de precariedad ni de deterioro” y remarcó que “las aberturas deben ser eficientes energéticamente, confortables y durables”. Para ello destacó el uso del DVH (Doble Vidriado Hermético) pero aclaró que lo más efectivo es su aplicación sobre marcos de de baja transmitancia térmica. En ese sentido, manifestó que “los mejores son los perfiles de PVC por su alta resistencia al fuego, la baja permeabilidad al aire, la alta estanqueidad al agua y la buena aislación acústica”.

Además, Ferreti llamó a “utilizar los recursos de manera eficiente” y afirmó que “es beneficioso la aplicación de mejores materiales porque la idea es que el valor de la vivienda social incremente”.

Por su parte, Robert Holder, director de Septkit, empresa dedicada al tratamiento de aguas servidas, mostró un sistema de depuración natural basado en cámaras de infiltración con fondo abierto y ranuras en las paredes laterales, lo que optimiza el área para la penetración y tratamiento a través del suelo. Además, destacó que al instalar este sistema “obtenemos grandes beneficios en los siguientes ítems: desarrollo del sitio (maximizar el espacio abierto); diseño de aguas pluviales (control de calidad); paisajismo con uso eficiente del agua; tecnologías innovadoras de disposición de aguas servidas; reducción del uso del agua; contenido reciclado; y materiales regionales.

Holder mencionó las experiencias de escuelas en Salta y Entre Ríos y una maternidad en Tristán Suárez y llamó a reflexionar sobre la importancia de tomar en cuenta el tema para evitar las enfermedades en las zonas: “Nuestra búsqueda es ayudar a la comunidad a cuidar el medio ambiente y cumplir con la legislación, proveyendo un sistema de tratamiento y disposición sencillo y modular”.

Por último, tomó la palabra el Arq. Johan Marantz, contó la experiencia de Habitat Productivo, viviendas sustentables y participativas, generadas con bio-construcción a través de fardos de paja, con el trabajo de quienes luego las habitan.

Empatía Comunicación | Departamento de Prensa | Contacto: Claudia Armesto
5272-2315 | 11-3826-1965 | prensa@empatiacomunicacion.com.ar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: