Tanto la península como José Ignacio se preparan para la próxima temporada con muchas novedades turísticas e interesantes propuestas inmobiliarias para los inversores.

La modalidad de planificar el tiempo libre cambió. Y los viajes a la costa uruguaya son cada vez más frecuentes en cualquier momento del año. Sin embargo, el próximo fin de semana, muchos cruzarán a la otra orilla para definir las vacaciones que vienen.

Punta del Este, un destino clásico, espera a los turistas para elegir el lugar donde compartirán en familia el verano que viene. Mientras tanto, desarrolladores e inversores tejen buenos negocios en el corto y mediano plazo a la espera de los buenos resultados que ofrece la costa uruguaya.

Las expectativas son muy favorables para esta temporada después de un 2008-2009 signado por la crisis. Y este punto de encuentro que propone la vida esteña, con esa mezcla de sofisticación, playa, la movida nocturna, se alterna con los negocios. Hace años que no sólo los argentinos son los que eligen este destino. Los brasileños frecuentan cada vez la costa oriental, pero además se suman europeos y norteamericanos que invierten en zonas de Uruguay.

Reflexiones que aporta Juan Carlos Sorhobigarat, director general de Terramar-Christies, Punta del Este, que expresa: “El flujo de brasileños es muy importante y eligen ahora otros lugares además de la Península. Y en cuanto a los argentinos, hay que admitir que también llegan de todas partes: porteños, rosarinos y cordobeses, salteños y tucumanos. Los inversores de siempre advierten en estos días que han ingresado otros players e incluso de más peso en el negocio del Real Estate”. Pero como el empresario comenta, también está el comprador que se convirtió en pequeño inversor, “aprovechando los precios razonables de este momento”.

Viento a favor

Eduardo Gutiérrez, titular del Grupo Farallón, que hace tiempo apuesta a Punta del Este, desarrolla varios emprendimientos en la Península. “La temporada que viene se perfila como muy auspiciosa y con muy buenas perspectivas de venta. En la zona hay muchos proyectos en construcción, por lo cual la oferta es muy variada.” Al respecto, explica: “Hay como dos sectores bien diferentes: el de la Parada 8 (avenida Roosevelt) son principalmente torres que generan una mayor densidad poblacional por su proximidad a las zonas comerciales. Y el que está más allá de la Parada 20, en el que los proyectos son de menor altura. Lo que se construye está orientado a un público muy exigente, que busca una amplia oferta de amenities y muy buenos servicios”, explica el developer.

En ese sector de La Brava es precisamente donde el grupo desarrolla Silente Club de Mar. En la Parada 32, sobre la rambla Lorenzo Battle Pacheco, Rincón del Indio, sobre un lote de 3,5 hectáreas serán cuatro bloques de unidades de entre 160 y 715 m2, con terraza privada, además de 22 casas de 180 m2. Cada unidad cuenta con dos cocheras; pitch & putt de par 3, pileta cubierta climatizada y pileta descubierta, cancha de tenis, clubhouse, gimnasio, spa, business center, sala de lectura y kids club. El valor promedio es de 3000 dólares el m2.

“Los departamentos tienen vista al mar y las casas, al golf. Además, al estar sobre la rambla tiene un acceso directo a la playa en una de las zonas más buscadas por la gente. El primer bloque de departamentos, que se entregará durante este mes, fue totalmente vendido desde el pozo, que en Uruguay no es tan habitual como en la Argentina. Por otro lado, la obra del segundo bloque está muy avanzada y en breve estaremos iniciando las del tercer conjunto”, comenta Gutiérrez.

También Alejandra Covello, a cargo de Covello Propiedades, está entusiasmada con el avance de las obras con que cuenta actualmente Punta del Este. “Este año, además de nuestros proyectos como Aquarela, Veramansa y Lebleu lanzamos Unique y Selenza, caracterizados cada uno por una impronta realmente novedosa para el mercado local.

Cita algunos ejemplos, como en la zona del puerto, Lebleu, que se entregará en el verano de 2012. Son residencias exclusivas, de entre 300 y 480 m2, que cotizan en 4500 dólares el m2. En el caso de Unique, unidades de uno, dos y tres dormitorios cotizan en 1900 dólares el m2, financiado en 70 cuotas. O Blue Bird, sobre La Mansa, que ofrece unidades de dos y tres dormitorios frente al mar de entre 130 y 300 m2, y penthouse, que se entregará en agosto de 2011 y cuyos valores parten en 2500 dólares. Estos datos no hacen más que confirmar que el mercado esteño multiplica su oferta para una demanda decidida a invertir en la costa uruguaya.

Ese conjunto de cualidades que define a la Península de una punta a la otra -e incluso más allá de esos límites sumado a la mezcla de gente llegada de todas partes- afianza su atracción para el turismo ensamblado con los negocios y, en particular, con el Real Estate.

“El mercado en la zona de Punta del Este y aledaños está creciendo mucho en oferta, pero se mantiene equilibrado en demanda. De todas maneras, somos muy optimistas respecto de la próxima temporada y confiamos en que no sólo se repetirán los números de visitantes e inversores que se manejaron el año último, sino que siga creciendo”, comenta Néstor Sztryk, uno de los socios de la desarrolladora local WSW. Agrega que el perfil de inversores y compradores “es muy variado” y que tiene dos puntos fuertes: “Por un lado están los consumidores finales, que debido al crecimiento de la economía en la región buscan comprar propiedades en unsitio que se valoriza cada vez más como es Punta del Este y como una forma de capitalizarse. Por el otro están los inversores que advierten en el proyecto una muy buena alternativa de inversión”.

La firma tiene tres emprendimientos en marcha en la Península. Uno es One, complejo de cuatro torres de 25 pisos cada una en la Parada 8 de La Brava, que se desarrolla sobre un terreno de 28.000 m2. Con vista al mar, tendrá semipisos de 3 y 4 suites cada uno, con amenities y servicios de un hotel cinco estrellas. Otro es la Torre III del complejo Imperiale. Levantado frente a Los Dedos, en la Parada 1 de La Brava, ofrece unidades de entre 120 y 160 m2, de dos y tres dormitorios, con abundantes servicios y amenities (piscinas, sauna, gimnasio, salas de juegos, canchas de tenis, business center y más). Finalmente está la segunda torre de Ocean Drive, en la avenida Roosevelt y Parada 4. Cada piso ofrece siete unidades de entre 71 y 131 m2 totales, además de contar con piscinas, gimnasio, saunas, canchas de tenis, business center y más amenities. En todos los casos, los valores de venta van de los 2200 a 3000 dólares el m2.

A modo de síntesis, lo que surge del comentario de los brokers-developers acerca de Punta del Este es que además de su expansión en Real Estate, orienta ese crecimiento con un concepto más integrador, donde se apuesta al sol, la playa y las sierras, extendiendo sus límites y a la vez priorizando un aspecto esencial como es el cuidado del medio ambiente.

MAS ALLA DE LA BARRA SIGUEN LAS OBRAS

Juan Carlos Sorhobigarat detalla el crecimiento de proyectos en la zona del puerto. También en Manantiales, en Laguna Blanca, avanza una obra en cuatro bloques de 12 unidades cada uno, sobre la ruta frente al mar, que desarrollan Terramar y Santiago Obarrio, developers y brokers. Se suma otro en Terrazas de Manantiales, sobre tres hectáreas.

En materia de novedades se anuncia el comienzo de las obras Las Piedras Villas & Hotel Fasano, primer Beach Country de Uruguay, desarrollado sobre 480 ha, muy cerca de La Barra, que contará con 38 villas Fasano, 30 chacras y el hotel con 20 bungalows. Un emprendimiento muy exclusivo, que inaugurará en breve dos restaurantes y el bar.

VALORES

Los precios de alquileres en José Ignacio durante enero rondan los 20.000 dólares para una casa; sobre el mar, 50.000 dólares; hay otras en 17.000 en enero; las chacras, alrededor de 40.000 dólares; la primera quincena, la clásica, ronda los 30.000 dólares.

Adriana B. Anzillotti y Diego Cúneo, 2 de octubre de 2010
Publicado por LA NACION.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas:  

Comments are closed.