Qué tener en cuenta a la hora de definir dónde instalar el inmueble comercial; ventajas y desventajas de los ejes centrales y de los focos secundarios.

Perseguir la reducción de costos no implica hacer un buen negocio.

En una coyuntura económica en la que el poder de compra se redujo y las ventas continúan en descenso, los comerciantes ajustan día a día el lápiz para lograr que la balanza entre el “debe” y el “haber” les permita mantenerse a flote. Esta ecuación no es la misma para quienes tienen locales a la calle en ejes comerciales centrales, secundarios o para aquellas marcas con presencia en shopping centers donde los gastos fijos se incrementan, si bien reciben un flujo importante de público que les permite tener niveles de venta superiores. Los números no mienten. Según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las cantidades vendidas por los comercios minoristas finalizaron enero con una caída de 2,5 por ciento frente a igual mes del año pasado. “Fue un mes muy irregular en materia de ventas, con un inicio muy flojo durante la primera quincena y recuperándose sobre el final. Pero igualmente la demanda fue menor a la de 2016″, afirma el informe.

Esta baja, sumada a los incrementos en las tarifas de los servicios y alquileres que se sintieron durante el año pasado y que ya se anunciaron para el ciclo actual, complican el panorama comercial de locadores e inquilinos. La rentabilidad baja para ambos.

Por ello al momento de evaluar dónde instalar un nuevo local o considerar la posibilidad de mudar el negocio actual se aconseja ver el panorama completo dado que perseguir una reducción en los costos no implica necesariamente una mejora en el resultado final.

La ubicación del local continúa siendo fundamental. Aquellos que están sobre ejes comerciales principales como por ejemplo la peatonal Florida. las avenidas Santa Fe, Cabildo, Rivadavia y José María Moreno en Caballito cuentan con la ventaja de la gran cantidad de afluencia de gente que la zona atrae, ya sea peatonal como vehicular. Esto asegura un buen nivel de facturación para el comerciante y de renta para el propietario, “Comprar un local en una zona consolidada y serni consolidada es una garantía de tener un buen inquilino y posibilidad de reventa”, afirma Diego Migliorisi, socio gerente de Migliorisi Propiedades.

En las arterias secundarias el tránsito es menor, la exposición visual también al igual que los montos de alquiler. “La clave en estos casos es analizar cuáles son los focos secundarios que realmente generan ventas. Hay determinados puntos en Palermo Soho que tienen una gran afluencia de gente y generan excelentes ventas pero si uno se aleja tan solo dos cuadras de esos focos, decae considerablemente”, ejemplifica Juan José Ramos, gerente de la div-sión locales de L.J. Ramos Brokers Inmobiliarios.

“Siempre es más rentable ser propietario de un local en pleno foco comercial. La renta en función de lo que vale el local al momento de calcularla puede ser baja—hoy ronda el 4 por ciento para los focos principales- pero la realidad es que en “plata real” un local tipo de 100 metros cuadrados en planta baja ubicado en un foco comercial puede dejar unos $150.000 cuando en uno secundario tranquilamente puede ser un tercio de ese monto. Por menos de un millón de dólares no se consigue comprar un local en un foco principal pero igualmente es negocio. En los últimos 20 años el valor siempre se incrementó a mediano o largo plazo”, agregó.

Actualmente los contratos de alquiler se cierran con un ajuste promedio del 13 por semestral. Según consideró Ramos, “si bien hay optimismo en relación a que este año la inflación puede disminuir, la realidad ya mostró varias veces que ese pronóstico no fue acertado. La oferta de locales en alquiler rondará el 7 por ciento, lo que es bueno ya que habla de un mercado dinámico con alta ocupación pero no al punto que la oferta sea tan baja y por ende los valores de alquiler aumenten de forma desmesurada”.

De cara al futuro resulta difícil proyectar cómo evolucionará el año y el impacto que recibirá la actividad comercial pero los brokers del sector son optimistas. “Los inquilinos deberán cuidar el local que tienen ya que estamos notando que los buenos empiezan a ocuparse. Los propietarios mejorarán la renta en un plazo no muy lejano y para los inversores es la mejor inversión para los próximos dos años ya que es una inversión segura en un contexto comercial que tendrá una mayor pujanza. Hasta hace 15 años no se conseguían locales en venta. Por eso apuntamos a que es la mejor inversión a futuro. Volverán los tiempos mejores. Todos los inquilinos están apuntando a una renovación. Desde enero notamos que los locales se están ocupando. Es muy posible que se empiece a notar una falta de los mismos. Los valores seguirán el ritmo inflacionario. Todavía los comerciantes en 2017 noverán grandes cambios pero a partir del segundo semestre se notará un resurgimiento”, pronostica Miguel Altgelt, presidente de Altgelt Negocios Inmobiliarios.

Por su parte Migliorisi coincidió en que “la tendencia es a una mejora paulatina. La inflación irá bajando y eso sin duda ayuda”. concluye.

No obstante para Juan Manuel Troncoso, broker senior de la consultora inmobiliaria Colliers International el panorama no es tan claro: “Si el Gobierno no cambia el rumbo, 2017 será parecido a 2016. El gran problema es la inflación y la pérdida del poder adquisitivo. El mercado de retail va de la mano con el consumo y si este merma será un año complicado tanto para los locadores como para los locatarios”.

Por María Eugenia Usatinsky, Lunes 13 de febrero de 2017
Publicado en el suplemento Inmuebles comerciales e industriales del diario LA NACION

Etiquetas:  

Belgrano, Núñez, Palermo y Recoleta son los barrios que más incrementaron sus precios; los especialistas dicen que subieron por la demanda tras la salida del cepo.

De acuerdo a evaluaciones realizadas entre mediados del año último y el presente se comprobó que los valores en dólares de las unidades, tanto nuevas como usadas, sumaron una notoria alza en los distintos barrios de la Capital. En este análisis se tomó en cuenta que, “históricamente el mercado inmobiliario ha utilizado la divisa norteamericana como unidad de cuenta para materializar el valor de los inmuebles”, apuntó Silvia Caviola, directora de economía y finanzas de la Fundación de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), que a su criterio es la forma de sortear el efecto distorsionador de la inflación y las devaluaciones, tan repetidas en el país.

A consideración de los especialistas, el aumento en el precio del m2 en dólares reflejaría un incremento en la demanda, “que estaba detenida por el cepo cambiario como si fuera un dique de contención y que al abrirse la compuerta del dique se está generando un caudal de movimiento muy importante”, manifestó Gustavo Abascal, director de la comercializadora homónima, que estimó: “Esa mayor demanda es la que hizo que los precios aumentaran entre el 10% y 15% respecto de un año atrás”. A esto se le debe añadir otra razón, la quietud producida por el período pre eleccionario durante la segunda mitad del año último.

Un motivo más para el aumento lo explicó Graciela Muradas, gerenta de emprendimientos urbanos de Toribio Achával, que dijo: “La escasez de terrenos, que se traduce en mayores valores para los que se encuentran disponibles, genera una alta incidencia en la construcción de los proyectos”.

En ese juego de la oferta y la demanda, algo distinto se presenta con los valores de las casas, según Manuel Mel, representante de ventas de Mel Propiedades, quien expresó: “La venta de las casas es un mercado un poco mas chato ya que los montos que suelen manejarse hacen que no varíen tanto los valores, siendo la demanda más reducida”.


Los más caros y más baratos

Para Silvia Caviola, “la localización de los desarrollos genera, también, un valor agregado a la propiedad por una serie de atributos que la puede diferenciar”, dijo. Como por ejemplo, los accesos, los medios de transportes, espacios verdes, calidad edilicia, seguridad, comercios, el nivel socioeconómico de los que habitan la zona, la cercanía de colegios y la oferta gastronómica, lo que aumenta la demanda. Así, se aprecia el por qué de mayores costos del m2 en dólares en determinados barrios porteños en detrimento de otros.

Por este efecto, los precios relevados por la Fundación UADE, muestran que las unidades ubicadas en Palermo, Recoleta, Belgrano y Núñez presentaron cifras más elevadas, tanto en el segmento de nuevos como en usados. Para las viviendas a estrenar, en Palermo, el más caro de todos, los precios rondan entre los 3353 dólares el m2 para un departamento de un dormitorio, 3143 dólares para un monoambiente. Le continúa Recoleta, con la particularidad que el departamento monoambiente, tiene un valor de 3293 dólares el m2, y es más caro que el de un dormitorio, cuyo precio es de 3222 m2. Otra excepción es Colegiales, donde la unidad de un dormitorio tiene mayor valor, 2836 dólares el m2, que en Núñez, de 2810. Por ser barrios donde está creciendo la demanda, subieron notoriamente el valor del m2 en Villa Urquiza, ahora se cotiza a 2560 dólares el m2, y Villa Crespo, a razón de 2507 dólares el m2, para viviendas monoambiente, promediando la tabla de valores.

Invertir en barrios más accesibles

Los sectores más accesibles para el departamento nuevo (monoambiente) son Barracas (2255 dólares el m2); Villa del Parque (2217 dólares el m2), y Flores (2168 dólares el m2). Lo que llama la atención es que el de dos ambientes, por pequeña diferencia, es más caro en Barracas (2470 dólares el m2), que en Villa Crespo (2468 dólares el m2) y con iguales comodidades, el barrio más barato es Balvanera, que cotiza a 2067 dólares el m2.

Con estas referencias, vale tomar en cuenta la visión de Muradas, que comentó: “En el último tiempo, los desarrollistas se muestran muy activos para realizar proyectos en zonas que aún no se han expandido masivamente, pero con gran potencial”. Y agregó: “Debido a iniciativas del gobierno de mejoramiento de barrios, traslado de dependencias gubernamentales y formación de polos, que cambiarán la fisonomía de los barrios”. La propia broker recomendó: “Es momento de aprovechar los valores del metro cuadrado en esos lugares porque en unos meses variarán notablemente”.

Cabe señalar que entre los usados el valor más alto se registra en Recoleta, para los departamentos monoambiente, el precio es de 3008 dólares el m2. Le sigue Palermo con 2978 dólares el m2, y el más económico es Flores con una cotización de 2035 dólares el metro cuadrado.

Por último, Mel destacó: “Mucha gente decidió poner su propiedad a la venta, generando muchísimas tasaciones, ya que es un momento ideal para vender”.

Por Juan Manuel Raimundo, Sábado 17 de septiembre de 2016
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Etiquetas:  

La Universidad del Salvador construye en la esquina de la avenida Córdoba y Montevideo un edificio de 12 pisos, cuya superficie total será de 14.145 m2.

La Universidad del Salvador (USAL) construye un nuevo edificio educativo con características sustentables, en la esquina de la avenida Córdoba y Montevideo. Se trata de una torre de 12 pisos, con una superficie total de 14.145 m2, que tendrá paneles de energía solar, tanques de recolección de agua de lluvia, lámparas LED, carpintería de fachadas diseñadas para evitar pérdidas de temperatura, vidrios de alto rendimiento y grifos de bajo flujo en sanitarios y cocina.

Se estima que el inmueble estará concluido hacia fines de 2017, y hasta el momento, fueron construidos los tres subsuelos, la planta baja y los cuatro primeros pisos. La inversión total es de 20 millones de dólares destinados a la realización de este edificio, del Distrito Tecnológico de Parque Patricios y el Hospital Veterinario. La obra está a cargo del estudio de arquitectura Eugenio A. Lanusse e Hijos y el arquitecto Rosas Diego y las empresas que edifican la sede son las constructoras Natino y Lanusse. La torre, que tendrá una capacidad para 3000 alumnos por turno, constará de 12 niveles, nueve serán utilizados por siete aulas por piso. Los claustros tendrán cerramientos móviles, por tal motivo serán de dimensiones flexibles.

Además, habrá una biblioteca, una sala de lectura con esparcimiento en la terraza, un bar, un aula magna, una capilla y oficinas administrativas. Por último, en los subsuelos habrá cocheras para profesores y alumnos y vestuarios para el personal. La superficie destinada a estacionamiento es de 2672 m2 con una capacidad total para 63 vehículos. Eugenio Lanusse, explicó: “El diseño del edificio responde a un pormenorizado estudio de las necesidades de la USAL. La flexibilidad en el diseño permitirá distintos ordenamientos funcionales a través del tiempo. La reducción de las superficies comunes y la maximización de los espacios útiles permitirán obtener promedios adecuados entre estas dos variables”.

Características

Sobre la sustentabilidad del inmueble, la obra pretende cumplir con los requisitos para obtener la certificación Leadership in Energy and Environmental Design (LEED), que es el sistema de certificación de edificios sostenibles, desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos. Lanusse consideró que las normas LEED cumplen con el objetivo de un edificio con mínima agresión ambiental y bajo consumo de energías no renovables. El arquitecto destacó las numerosas características que tendrá el inmueble para el cuidado del medio ambiente, ya que, entre otras cuestiones, “el diseño será respetuoso de su entorno edilicio. La torre asegura luminosidad y vistas desde todas las aulas, integrándose al paisaje urbano”.

Detalló que habrá ocho paneles de energía solar, que funcionarán para el agua caliente del edificio y que sus dimensiones aproximadas serán de un metro de ancho por dos de alto. Además, la torre contará con un tanque recolector de agua de lluvia de 23.000 litros. Asimismo, contará con todas las medidas arquitectónicas establecidas por las normativas específicas para la inclusión de los alumnos con discapacidad, como rampas, baños y ascensores.

Respecto a los motivos del proyecto con espíritu sustentable, desde el estudio de arquitectura se resaltó su concepción y diseño de vanguardia. “Es reflejo de la nueva forma de pensar y trabajar que se implementa para fortalecer la organización y enfrentar los desafíos de crecimiento”, dijo Lanusse, que agregó: “Se hicieron los estudios correspondientes y la remediación del terreno durante un año y medio y se obtuvo el Certificado de Aptitud de la Agencia de Protección Ambiental (APRA), dependiente del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, lo cual permitió el comienzo de la obra”.

Desde la creación del Instituto de Medio Ambiente y Ecología, hace casi 20 años, la USAL asumió el desafío de promover la conciencia del cuidado ambiental en la sociedad.

Por Alejandra Noseda, Lunes 27 de junio de 2016
Publicado en el suplemento Inmuebles Comerciales del diario LA NACION

Etiquetas:  

Este sector de Palermo SoHo ha mostrado un marcado crecimiento, motorizado por los desarrollos que están en obra y los que se pueden estrenar; las unidades se cotizan desde los 125.000 dólares.

Desde su puesta en valor en 2007, la zona de plaza Armenia, en Palermo SoHo, no dejó de crecer en desarrollos inmobiliarios. Las calles que rodean el paseo vivieron un gran impulso en los últimos años. Con lo que el eje de la pretendida vanguardia de la plaza Serrano ahora se trasladó a las cercanías de la remodelada plaza Inmigrantes de Armenia, denominación oficial que la Legislatura porteña aprobó en 2014, para cambiarle el nombre de Palermo Viejo y que antes fue Conquista del Desierto. La actual designación es en homenaje a los refugiados armenios, que llegaron a la Argentina a comienzos del siglo XX, al escapar del genocidio cometido por el estado turco entre 1915 y 1923, radicándose en la zona.

Originariamente, en la manzana rodeada por las calles Malabia, Costa Rica, Nicaragua y Armenia funcionó un gasómetro, que al quedar abandonado afeó el aspecto de la zona por lo que las propiedades cercanas se cotizaban muy bajas. Hasta que en 1979 se construyó este espacio verde de una ha, con árboles y plantas, que atraen a los más chicos por los juegos y por una de las pocas calesitas que aún sobreviven en Buenos Aires. Los mayores y los turistas son convocados por los cafés aledaños, las ferias de los fines de semana y la variada oferta gastronómica gourmet. Ello aporta vida y calidez a un barrio ideal para un público joven que busca calidad para su primera vivienda.

Arnaldo García, socio gerente de GG Brokers Servicios Inmobiliarios, comentó: “Un factor diferencial de la zona es que mantiene su esencia de barrio, las nuevas construcciones son bajas y logran mimetizarse con las casas bajas de estilo francés”, agregando otra clave: “Muchas casonas antiguas son recicladas para locales de indumentaria preservando sus fachadas, lo que atrae al público”.

El paulatino avance se debe, según Arnaldo García: “Al levantamiento del cepo al dólar, desde entonces hay más consultas de compra y en alquileres siempre hubo demanda”. A lo que añadió: “Los turistas son claves, también, por su demanda de alquileres y compras para inversión atraídos por la zona”.
Claudio Bolotinsky, director comercial de Empresse Propiedades, afirmó: “La zona se vio afectada por la contracción del mercado de viviendas y comercial, aunque mantuvo un buen nivel de actividad”, debido al “interés que despierta en la gente de mediana edad y elevado poder adquisitivo, con espíritu afín al estilo actual del barrio”.

Hernán Siwacki, socio gerente de Capital Brokers, expresó: “Otros impulsores del lugar son los locales de primeras marcas de ropa y diseño, de muebles y decoración y la mayor oferta de hoteles boutique”. El mismo comercializador resaltó lo interesante de la ubicación de los proyectos porque “la mayoría se levantan de la plaza hacia la avenida Scalabrini Ortiz, además de estar cerca de Santa Fe y de la estación Scalabrini Ortiz del subte D”, agregando que “las calles más cotizadas son Costa Rica, Malabia y Armenia”.

Nuevos proyectos

Los comercializadores concordaron en que hubo un cambio de inversores en el sector porque en la actualidad la mayoría son del interior, por los jóvenes estudiantes, sumando algunos de la Capital y un mínimo de extranjeros, cuando antes los principales inversores eran del exterior.

De acuerdo a la característica de la zonificación, que permite vivienda en baja altura y poca densidad, una de las novedades de la zona es el edificio de vanguardia Malabia Soho, en Malabia 1918, frente a la plaza, de sólo tres pisos de altura. Compuesto por unidades de uno a tres ambientes, con patios y terrazas, más dúplex en doble altura, dos subsuelos con cocheras y bauleras y parrilla en la terraza. Siwacki declaró: “Se ofrecen las últimas unidades de 37,5 a 38,6 m2 desde 153.100 dólares”. El proyecto, en su etapa final de obra, se entregará en diciembre próximo.

Otro desarrollo es Armenia 1929/33, con cuatro pisos en dos bloques. Cuenta con 32 unidades, desde uno a cuatro ambientes, con superficies que varían entre 35 y 120 m2 cubiertos, más los balcones. Entre los amenities, presenta espejo de agua en el primer piso, solárium, salón de usos múltiples y cocheras. García apuntó: “El valor de los departamentos parten de 125.000 dólares para un ambiente con baulera, con posesión desde enero último”.

Fuerte demanda por locaciones

Existe una gran demanda de alquileres en la zona, que proviene, de clientes jóvenes decididos a mudarse cerca de la plaza Armenia. “Lo más pedido son los PH de dos o tres ambientes, que son como casas pequeñas que cuentan con patio o terraza, sumándole que no abonan expensas”, dijo Arnaldo García. “En segundo lugar se buscan los departamentos de dos ambientes con balcón o que cuenten con amenities comunes”. Los alquileres temporarios se mueven mucho más en época de vacaciones.

Claudio Bolotinsky, señaló: “La demanda absorbe toda la oferta, tanto en lo comercial como para vivienda” y añadió que los valores varían “dependiendo de su superficie, luminosidad, estado de la unidad, entre otros detalles”. Así, un monoambiente va de 3500 a 4500 pesos mensuales; la unidad de dos ambientes, entre 5000 y 7000 pesos. El PH de tres ambientes parte desde los 9000 pesos y los temporarios oscilan de 800 a 1100 dólares, según las comodidades y el mobiliario.

Por Juan Manuel Raimundo, Sábado 28 de mayo de 2016
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Etiquetas:  

Evoluciona otra opción en este megabarrio porteño. Hay desarrollos en pozo, ejecución y entrega inmediata, con todos los servicios y amenities, cuyo valor de comercialización oscila entre los 65.000 y 197.800 dólares; las unidades para alquilar superan los 5000 pesos mensuales.

Es tan grande y atractivo por su diversificación, que el barrio porteño de Palermo ha sido fraccionado en subzonas, que reflejan la esencia principal de cada sector. De ellos, surgió Palermo Sensible, en permanente crecimiento y de particular historia vecinal. Por los años 60, en las cercanías de la plaza Güemes y la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, por Medrano entre Charcas y Mansilla, se fueron instalando con sus consultorios los psicólogos y psiquiatras, por lo que esa fracción se denominó Villa Freud. Con el avance edilicio, este sector se fue ampliando, por eso se lo limitó entre Honduras, Scalabrini Ortiz, Santa Fe y Coronel Díaz y un emprendimiento vecinal hizo cambiar su nombre.

En los 80, un grupo de caracterizados vecinos y destacados escritores como Carlos Alvarado Larroucau, Alberto Molina Bry y Amalia Penna, junto al artista plástico Enrique Ponce Boscarino decidieron ponerle un toque de verde y de ecología al barrio. Por eso plantaron los primeros árboles, flores y arbustos en el elegante Boulevard Charcas. Esta acción derivó a que se lo denominara Palermo Sensible. “Con los posteriores desarrollos inmobiliarios, este subzona se amplió de Honduras hacia Córdoba y de Scalabrini Ortiz a Sánchez de Bustamante, cambiando su fisonomía en los últimos años, pero sin perder su identidad”, comentó Hernán Siwacki, socio gerente de Capital Brokers. Esos emprendimientos habitacionales, mejoras en la circulación, nuevos comercios, servicios y la oferta gastronómica le cambiaron la cara a este sector, con público más joven, pero que mantiene sus dos rasgos históricos: añosa arboleda y tranquilidad. Palermo Sensible es uno de los preferidos por profesionales, estudiantes y turistas, que residen en los modernos edificios con todos los servicios.

Barrio que supo resistir los cimbronazos de las distintas crisis, por eso Ariel Champanier, martillero de RE/MAX Premium, confió: “Seguirá reactivándose, con sus calles amplias, con la plaza de la iglesia de Guadalupe, rodeada de barcitos, y con las casonas, que se resisten a aceptar el cambio de fisonomía”. Sobre la expansión que muestra, Aníbal Montes (h), gerente de RG-Montes Propiedades, refirió: “El motivo principal se debe a que los terrenos se están acabando y a que los valores de incidencia están sobre las expectativas de los desarrolladores. Por eso los barrios amplían sus fronteras y se expanden cada vez más”.

Sobre el mercado, Siwacki opinó: “El año comenzó muy activo y con aumento en las consultas, aunque falta tiempo para sacar conclusiones”. Igual se mostró optimista porque hay definiciones, “que entusiasman con los precios avalados por los compradores al encontrar buenos proyectos en la zona”, añadió. Montes se sumó: “Muchos de los compradores son gente del campo o del interior, que invierten por la cercanía a las universidades de Palermo, Tecnológica Nacional y de Buenos Aires (UBA), previendo que sus hijos vendrán a Buenos Aires a estudiar”. Y agregó: “Confían en la zona porque cuenta con gran conectividad de medios de transporte público y bicisendas”. Champanier dijo: “Se requieren unidades modernas porque es una buena oportunidad de inversión por el auge turístico y el movimiento de estudiantes, que brinda una muy buena renta”.

Recientemente se lanzó Vitraux Palermo, en Cabrera 3931. Constará de dos cuerpos de ocho pisos al frente y contrafrente, enlazados por un amplio parque con espejo de agua; dos niveles de subsuelo para cocheras y bauleras; unidades monoambiente y de un dormitorio del primero al sexto piso y las dos restantes tiene amenities y un local comercial en planta baja. Los ambientes son muy luminosos debido a las uniones vítreas. Lo desarrolla Newland y comercializa RG-Montes desde 79.000 dólares. Se abona en dólares fijos o en pesos ajustables con el 40% de anticipo, 40% en cuotas, 10% en cinco refuerzos semestrales y 10% restante a la posesión.

Otros proyectos en la zona, los comercializa Capital Brokers, como el de Sánchez de Bustamante 1183, edificio de nueve pisos con 27 unidades de 1 a 3 ambientes con posesión inmediata, a valores desde 110.000 dólares para los monoambientes; desde 148.500 dólares para los de dos; y desde 197.800 dólares los grandes. De próxima entrega es el edificio de Honduras 3820, con departamentos monoambiente a cuatro ambientes y pisos de 135 m2, que se venden desde 178.000 dólares. Otro lanzamiento reciente es el de Cabrera 3986, con 23 departamentos de uno y dos ambientes, con terraza privada, comercializados desde 65.000 dólares.

Numerosos son los edificios, que desde el pozo, en ejecución o terminados, desarrolla la firma fiduciaria Estudio Ricardo Buccolo y Asociados, y comercializa RE/MAX Premium. Entre ellos, Guatemala 4263, Paraguay 3961, Bulnes 1413, Salguero 1604 y Soler 4001. Son unidades de uno a tres ambientes con amenities, que se comercializan desde 70.000 dólares desde el pozo y por fideicomiso al costo.

Respecto a las locaciones, Montes (h) concluyó: “Son muy requeridas a valores entre 5000 y 5500 pesos mensuales para un departamento de dos ambientes”.

Por Juan Manuel Raimundo, Sábado 5 de marzo de 2016
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: