Se invirtieron 309.704.207 pesos en la construcción del nuevo centro cívico porteño.

La obra responde a los requerimientos para alcanzar el nivel Silver del sistema de normas LEED

En la manzana comprendida entre las calles Uspallata, Los Patos, Atuel e Iguazú del barrio de Parque de los Patricios se construyó el nuevo centro cívico del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuyas áreas principales de gestión culminarán hoy de instalarse definitivamente.

Sobre el terreno de 11.000 m2 se edificaron 40.000 m2 y 14.000 m2 de alfombra de oficinas. La nueva sede gubernamental porteña se desarrolla en cuatro plantas libres de oficina -tres de ellas balconean con entrada principal por la calle Uspallata-, dos grandes patios centrales con jardines -que es una importante entrada de luz natural- y tres niveles de cocheras con capacidad para 400 vehículos, salas de máquina y áreas de apoyo. Además cuenta con escalera, 14 ascensores de última generación y cuatro despachos en el tercer piso y uno en el segundo.

En el nuevo edificio, de características sustentables, se originaron 1600 puestos de trabajo. El ingreso vehicular es por la calle Los Patos. También tiene un auditorio con capacidad para 300 personas.

Las generosas dimensiones de las áreas de trabajo, el sistema circulatorio vertical y horizontal, donde predomina el pasaje de luz y la visibilidad de todas sus dependencias, conforman un espacio integrado.

Santiago Tarasido, gerente general de Criba, la empresa constructora, expresó: “En febrero de 2010, el Banco de la Ciudad de Buenos Aires saca a concurso de proyecto y precio, la construcción de su nueva sede, implantada en el Distrito Tecnológico. La mudanza de esta importante institución refuerza la idea de revalorización de la zona sur de la Capital Federal impulsada por el gobierno porteño.

El estudio de arquitectura a cargo de la obra recaló en la firma Foster + Partners, que lidera el arquitecto británico Norman Foster. “Hoy, Buenos Aires cuenta con un edificio ícono que será emblema de la arquitectura contemporánea por su calidad estética, funcionalidad y de sustentabilidad”, agregó Tarasido.

Cambio de destino

El cambio de destino del inmueble se decidió en el último año de obra y casi no fue necesario introducir modificaciones en el proyecto original. “Merced a la flexibilidad y simpleza de su diseño, la sede central de un banco se convirtió en la casa del GCBA, el Centro Cívico Parque Patricios”, explicó Juan Manuel De Notta, gerente de obra de Criba.

“El estudio de Foster tomó como punto de partida para el diseño del edificio las premisas requeridas por el Banco Ciudad, la experiencia de Criba en obras de hormigón in situ y las características que hacen a la sostenibilidad en materia ambiental. Estas ideas rectoras condicionaron al proyecto de manera muy significativa”, amplió De Notta.

El perfil del edificio y su altura crean un paisaje urbano a escala del parque y del barrio. El techo de bóvedas de hormigón visto y su escala refieren a la imagen de una estructura fabril. “La respuesta a estos condicionantes se buscaron en espacios basados en la flexibilidad, la conectividad y la colaboración”, comentó Graciana Calcavecchia, gerente comercial de Criba.

Una fisonomía distinta

El objetivo del GCBA es reducir el tránsito vehicular en la zona de la nueva sede. Como contrapartida, sí estimulará el uso de la bicicleta y del transporte público de pasajeros, ya que por las calles aledañas al parque y por la avenida Caseros circulan innumerables líneas de ómnibus y el recientemente inaugurado subterráneo de la línea H. Con este nuevo edificio más el Distrito Tecnológico, instalado hace algunos años, le cambiaron la fisonomía al barrio. Parque de los Patricios se renueva y cuenta con nuevos negocios de carácter gastronómico y de servicios para cubrir la necesidad de la gente que trabaja en la zona.

Por Javier Reyes, Lunes 16 de marzo de 2015
Publicado en el suplemento Inmuebles Comerciales del diario LA NACION

Etiquetas:  

A partir de la expansión del Distrito Tecnológico crece el área residencial con más edificios.

Los chicos juegan al fútbol en las plazas y las esquinas conservan aún los cafetines propios de barrio porteño. Sin embargo, con la llegada del subte y el desarrollo del Distrito Tecnológico, Parque Patricios se afianza como un nuevo punto neurálgico de la ciudad. La transformación que generó la instalación de más de 144 compañías demanda el desarrollo de viviendas y atrae inversores que deciden apostar a una zona en pleno crecimiento.

Continuar leyendo »

El Distrito Tecnológico sigue creciendo con una oferta de espacios cada vez mayor; los Green Building, en alza.

El lanzamiento del Distrito Tecnológico cambió el paisaje de Parque de los Patricios: el nivel de desarrollo del mercado de oficinas en esta zona y los valores han registrado incrementos sostenidos.

Desde el Ministerio de Desarrollo Económico de la ciudad de Buenos Aires afirman que actualmente las empresas disponen de una amplia oferta para instalarse: desarrollos nuevos, galpones que se pueden transformar en plantas aptas para industrias y otras propiedades que, reciclado mediante, pueden adaptar sus lay out a las necesidades de las empresas de tecnología (también conocidas como tics).

Continuar leyendo »

Etiquetas:  

Impulsado por el avance del Distrito Tecnológico, el tradicional barrio muestra nueva fisonomía; los valores, en alza.

Buenos Aires es sin duda una de las urbes con mayor variedad de paisajes. No es raro escuchar que los turistas comentan sobre las sorpresas que tuvieron al recorrer barrios que normalmente no están en los circuitos turísticos. Uno de esos es Parque de los Patricios, un clásico porteño que en pocas cuadras reúne tanto tramos residenciales como comerciales e industriales, especialmente los utilizadas para depósitos y empresas de transporte.

Continuar leyendo »

Etiquetas:  

El estudio del arquitecto británico diseñó el proyecto del Banco Ciudad; trabajarán allí 1350 personas.

El Distrito Tecnológico que se desarrolla en una zona de Parque de los Patricios y los arrabales de Pompeya, y que impulsa el GCBA, poco a poco cambia su fisonomía con la fuerte apuesta que significa la llegada de nuevas empresas.

Este cambio permitirá a quienes trabajen en la sede central del Banco Ciudad un espacio, moderno y funcional, rodeado de verde y en un edificio que lleva nada menos que el sello del prestigioso arquitecto británico Norman Foster.

El lugar elegido ocupará la manzana integrada por Uspallata, Atuel, Los Patos e Iguazú, frente al parque. En la actualidad hay un predio libre de más de 11.000 metros cuadrados y en 22 meses se levantará allí el inmueble concebido como sustentable. Tendrá cinco niveles y se calcula que allí trabajarán 1350 personas

Continuar leyendo »

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...