Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

ROSARIO
En alza: el efecto soja se hace sentir

La construcción en esta ciudad santafecina llega a niveles récord; los operadores lo atribuyen al éxito del campo. En los dos primeros meses del año se pidieron más de 350 permisos de obra
 

ROSARIO.- La construcción sigue mostrando índices alentadores en esta ciudad santafecina, que experimenta una reactivación que sorprende a propios y extraños. Tanto, que en los dos primeros meses de 2006 se registró un nuevo incremento de los pedidos de permisos de edificación con relación a años anteriores; es más, sólo en el macrocentro la cifra llega a los 350.
Según datos oficiales, en los primeros bimestres de 2004 y 2005 se solicitaron permisos para construir 57.500 y 62.000 metros cuadrados, respectivamente, mientras que entre enero y febrero de este año las autorizaciones otorgadas llegaron a 63.800 metros cuadrados, con lo cual la suba de la actividad fue del 9,7% y del 2,8%, respectivamente.
Las obras que se están ejecutando se destinan fundamentalmente a vivienda y son adquiridas, en su gran mayoría, por inversores, según comentaron varios operadores inmobiliarios consultados.
Sólo en la zona céntrica se levanta el 42% de las construcciones en marcha (pero si se considera el volumen de obra, llega al 60 por ciento).
Quienes monitorean la construcción rosarina aseguran que el sector se contentará con un escenario que continuará siendo favorable, al menos por este año, pero nadie arriesga un pronóstico pasado ese plazo. La pregunta que todos se hacen es si los actuales precios (que en algunos casos llegan a los 2000 dólares el metro cuadrado) se mantendrán cuando los departamentos lleguen al consumidor final.
"La realidad es que el 90% de los edificios que se construye está en manos de inversores y en algún momento tendrá que salir a la venta o alquiler. Por lo tanto, suponemos que habrá una oferta que tranquilizará los precios actuales", comentó a LA NACION Guillermo Gustafsson, un operador del medio.
 
La mayor parte de las obras está destinada a viviendas

En efecto, al invertirse en ladrillos como negocio y no como respuesta a una demanda concreta del mercado, y al escasear sistemas de financiamiento bancarios para la gran mayoría de quienes hoy necesitan una vivienda, la pregunta concreta es cómo se sostendrán los actuales niveles.
Lo cierto es que hoy "todo lo que se construye se vende rápidamente y con facilidad por la expansión del efecto de la venta de soja". Para Jorge Haimovich, un arquitecto que está desarrollando algo más de 20 proyectos en esta ciudad, los principales inversores que compran este tipo de propiedades provienen del sector agropecuario. El empresario Roberto Moriconi también atribuyó el fenómeno a la rentabilidad de los campos: "La única explicación que tienen los precios actuales se debe a la necesidad de volcar dinero como inversión, y en eso el ladrillo es lo más seguro", comentó.
Curiosamente, el sistema que más se ha afianzado en el mercado local es el de fideicomiso, y según las inmobiliarias quienes construyen y quienes compran no necesitan del crédito bancario, sino que lo hacen con recursos propios.
Uno de los barrios más cotizados está en las cercanías del río, en las calles Oroño y Wheelwright, donde el costo del metro cuadrado ronda los 1200 dólares. "En otras lugares el precio de los departamentos oscila entre los 800 y 900 dólares por metro cuadrado", explicaron varias empresas consultadas.
"Hay una evolución muy favorable en la región en materia económica y Rosario tiene una tradición en la construcción. Las condiciones no hicieron otra cosa más que potenciar esa característica. También influyó la ampliación de la zona de influencia gracias al puente Rosario-Victoria", explicaron desde el municipio.
Gustavo Soljan, de la constructora Pacific Group, explicó que en los últimos cinco años han aparecido varias empresas dedicadas a la construcción, cuyos diseños comenzaron a dar una respuesta a demandas más exigentes, como los edificios con piscina.
 

"Hay empresas que trabajan por ejemplo en el barrio Echesurtu (Mendoza al 4000), que venden monoambientes a 20.000 dólares, lo que demuestra que estamos ante un mercado diversificado con propiedades para todas las necesidades", comentó Soljan.
El desarrollista confió que los precios cambian radicalmente en bulevar Oroño, entre otras avenidas, ya que por un departamento de un dormitorio, con servicios como piscina, quincho y baulera, ronda los 40.000 dólares. "Lo que notamos es que nadie está solicitando inmuebles en el microcentro", acotó.
"La demanda es muy importante, nosotros estamos en un proyecto de construcción en Moreno al 300. Apenas lo estamos promocionando y el 30% lo hemos vendido, bajo el sistema de fideicomiso", dijo Soljan.

Walter Gasparetti, 8 de abril de 2006
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo